Pekín incrementa su expansión geográfica y desestabiliza la región

China lanza un nuevo reto militar a Japón tras invadir sus aguas

El régimen chino mantiene sus naves en dos islas que reclama como propias, pero que están bajo control de Tokio

China lanza un nuevo reto militar a Japón tras invadir sus aguas
Xi Jinping PD

China lanzó un nuevo reto militar a Japón, mientras las opción de un conflicto bélico no parar de crecer.

El gobierno nipón calificó como “lamentable” la presencia de navíos chinos en sus aguas territoriales de las remotas islas Senkaku y se comprometió a defender “firmemente” su soberanía.

Los comentarios salen al paso de informes que dan cuenta que desde el pasado domingo 11 de octubre dos naves de la Guardia Costera china están en aguas próximas a las Senkaku, cuya soberanía también reclama el régimen Pekín, en la presencia más prolongada desde que se tienen registros.

“Es lamentable que esta situación se haya prolongado durante más de dos días”, afirmó en su rueda de prensa diaria el ministro portavoz del Gobierno nipón, Katsunobu Kato, al referirse a este nuevo incidente en esa región.

El archipiélago de las islas Senkaku, en el mar de China Oriental y denominado Diaoyu por China, está bajo control nipón, aunque China y Taiwán reclaman su soberanía sobre la zona.

Japón sostiene que China y Taiwán comenzaron a reivindicar su soberanía sobre las Senkaku hace más de medio siglo tras el descubrimiento de posibles reservas de petróleo en el mar de la China Oriental.

De acuerdo con informes de la Guardia Costera japonesa, el ingreso de las dos naves chinas se produjo cuando intentaron acercarse a un pesquero japonés que estaba faenando en esas aguas, y están allí desde entonces. Naves niponas se han acercado a la zona para exigir la salida de los navíos chinos, a la vez que para proteger al pesquero japonés.

Son frecuentes estos incidentes en esas aguas, pero esta es la ocasión en la que se ha prolongado por más tiempo una incursión de naves chinas.

“De acuerdo con nuestra política de continuar protegiendo firmemente el territorio y la soberanía marítima de Japón, nos esforzaremos por recopilar información en cooperación con los ministerios y las dependencias oficiales relacionadas”, agregó Kato.

El récord anterior de violación territorial se había establecido en julio, cuando los barcos chinos se inmiscuyeron en las aguas japonesas durante 39 horas y 23 minutos. Esta vez, la infracción va más allá, aumentando la tensión entre ambos gobiernos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído