No más Mentiras

Antonio García Fuentes

La España de hoy y la del dos de mayo de 1808

La España de hoy y la del dos de mayo de 1808

A quienes, “ansían y se drogan con el poder” (Generalmente ninguna figura señera de la historia del hombre lo ha querido nunca) les debe caer la derrota, como el mayor “castigo de todos los dioses en los que crean”; reunidos para “lamerse las profundas heridas”; generalmente se repelen los “hunos a los hotros”; y sirven del despreciable espectáculo del que no sabe aceptar los hechos y por tanto, sirve como escenario cómico para la risión del inteligente, que simplemente los compadece.
Veamos lo que ocurre el “dos de mayo” en el Madrid tras las elecciones:
“Fiesta del Dos de Mayo: desprecios, desplantes y ‘bofetadas’ a Rajoy: Plantones, desplantes, miradas asesinas…la fiesta de la Comunidad de Madrid fue un tenso banderazo de salida de las elecciones autonómicas y municipales. Casado no saludó a Garrido. Errejón no miraba a Monasterio. Ayuso evitaba a Ortega Smith. Carmena hablaba con todos (era la anfitriona). La fiesta de la Comunidad de Madrid fue el banderazo de salida de la campaña electoral de autonómicas y municipales. Saltaban chispas en el gran patio de la Real Casa de Correos. Todos contra todos. Las heridas del 28-A todavía están sin cauterizar. Y había muchos voluntarios para echar vinagre en los costurones. Era como una cena navideña en la que la suegra refunfuña y los cuñados no se hablan. Todo era singular y extraño en la celebración del Dos de Mayo. Aires de campaña, ‘puñaladas’ al viento, y hasta el anfitrión, un desconocido, un tal Pedro Rollán, que pasaba por allí cuando estalló el lío del ‘desertor’. Por no estar, ni siquiera estaba Ana Pastor, que no se pierde una. La ex presidenta del Congreso a buen seguro tenía asuntos que tramar en Galicia. Sánchez tampoco envió ni un ministro al acto, en contra de la costumbre. Otro desplante”. https://www.vozpopuli.com/politica/dos-mayo-madrid-casado-aguirre-garrido_0_1241576075.html (Aquí el resto).
Pero que es en realidad el tan famoso y cacareado dos de mayo de 1808 para la historia de España y sobre todo para sus indeseables gobernantes de “casi siempre”: pues sencillamente, es una vergüenza nacional y por emplear una palabra suave, puesto que es mucho más denigrante. ¿Por qué? Pues por cuanto representa la sublevación de un pueblo, contra, “quienes venían a redimirlo y situarlo en un lugar mucho más avanzado al estado de siervos y esclavos en que se encontraba”; y sorprendentemente y debido a la orografía hispana, y la “guerra de guerrillas”; es donde el tan victorioso ejército napoleónico, va a recibir derrotas tras derrotas, hasta que es expulsado de aquí, pare beneficio de todas las monarquías europeas; en especial la inglesa, que sabe aprovechar el coraje del guerrillero español (aquí es donde se inventa la guerra de guerrillas, que seguro viene desde la época de los iberos o íberos) y lo emplea como sólo saben emplear lo que les interesa a los ingleses. Pero como el pueblo es el rebaño a explotar, “se lo devuelven” a aquellos denigrantes Borbones, que lo vuelven a situar en el estado anterior a la guerra, incluso restaurando “la inquisición religiosa” y todos los abusos de una nobleza, que “de noble, tenía lo que yo de cipayo”; de ahí ese episodio de “Vivan las cadenas” y que les he contado ya en varios artículos.
Tras todos aquellos desastres y retrocesos, han de venir varias guerras civiles (las denominadas Carlistas) y muchos otros desastres, entre los que se pierden todas las colonias del aún potentísimo Imperio Español; y finalmente se llega, a la terrible guerra civil de 1936-1939; tras la cobarde huida del otro Borbón (Alfonso XIII) que huye a su dorado exilio, expulsado como lo que fue (reitero un cobarde) por no saber permanecer en España, afrontando una situación que no era una derrota y; tratar de apacentar a los que tan opípara vida le habían proporcionado.
Pero en fin, aquí en España, ocurren “cosas insólitas”; puesto que en la dicha guerra civil, la gana un militar de prestigio; y aún, hoy, los que la perdieron, ni le reconocen la victoria y mucho menos, las muchas cosas que, “en su reinado”, prosperaron en España… “eso sí, los crímenes que por su bando se cometieron, esos nos los están recordando cada dos por tres… por el contrario los que cometieron los perdedores antes de perder, de ellos ni hablar siguiera, por lo visto estaban justificados”.
Sí… España es diferente, y yo “como hijo de aquella terrible guerra”; lo puedo atestiguar, certificar y firmar… “incluso con mi propia sangre”; amén.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí más)

Recibe nuestras noticias en tu correo

Antonio García Fuentes

Empezó a escribir en prensa y revistas en 1975 en el “Diario Jaén”. Tiene en su haber miles de artículos publicados y, actualmente, publica incluso en Estados Unidos. Tiene también una docena de libros publicados, el primero escrito en 1.965, otros tantos sin publicar y mucho material escrito y archivado. Ha pronunciado conferencias, charlas y coloquios y otras actividades similares.

Lo más leído