No más Mentiras

Antonio García Fuentes

«ECHOCOLACEITE»

“EL CHOCOLACEITE”

Sí, como claramente se deduce es un súper alimento compuesto entre dos “viejos y valiosos alimentos”, que supo extraer el hombre de la Naturaleza y que hoy son insustituibles por sus bondades. Y como cada vez los investigadores les encuentran más bondades; es por lo que acompañarán a ese hombre/mujer, mientras formen y conformen sociedades en este mundo; es claro que son y me refiero, al aceite y al chocolate, cuya unión imagino harían ese súper alimento, junto al deleite de nuevos sabores para el paladar y que es de suponer que sería grato a todos, o casi todos los habitantes del planeta.


Hablemos primero del aceite, puesto que éste “nace” prácticamente con nuestra civilización Occidental; y nace incluso antes de que sean empleados los idiomas que el ser humano compondrá después; lo que maravilla el pensar, que de un fruto, que es amargo y que repele al gusto de cualquier paladar, aquellos seres primitivos supieran encontrar del “zumo de la aceituna”, tan rico alimento y que luego ha tenido y tiene tantísimas aplicaciones, puesto que el “aceite”, es ante todo “una materia prima”, que como tal, tiene infinidad de usos o empleos, ya que desde el netamente alimenticio, puede llegar a ser un eficaz anti veneno, medicamento muy variado, elemento en la inmensa repostería para infinidad de dulces, y así; hasta como aceite muy especial para engrase de elementos de la más alta tecnología, como ya lo obtienen en Israel, de un olivo denominado, “jojoba o yoyoba”, del que leí, se aplica en la alta técnica de los aparatos que envían al espacio, y el que se vende a muy altos precios.


El cacao de donde se extrae el chocolate, actual, que es dicho sea de paso, totalmente diferente al que sus descubridores emplearon en sus orígenes hace también varios milenios de años, en Centro América; puesto que no es de los Aztecas y su imperio, de donde los españoles que los conquistaron, lo trasladan a España y ésta una vez transformado, lo lanza (“como la papa o patata”) a todo el mundo; no, son los Olmecas, los que inician este riquísimo invento, que luego pasan a los Mayas, y de estos termina en los Aztecas, siendo bebida amarga reservada para aquellos tiranos esclavizadores por cuanto de fuerza y potencia ya les suponen. La dulzura se la van a añadir los españoles ya en España, añadiéndoles el azúcar, que aquí recibimos a través de la invasión musulmana; y lo que demuestra, “los pros y los contras de toda conquista o invasión guerrera”, que tras ella, luego quedan beneficios incuestionables y que repercuten en el progreso humano en general. Pero no termina en esa etapa el chocolate, que sigue “siendo líquido” hasta 1828 en que se puede solidificar y de ahí, la enorme producción y variedad de los chocolates que hoy podemos paladear.


Pues bien, si a ese chocolate, hoy le añadimos el aceite, de “aceituna picual” (que es el más duradero en sus propiedades sin enranciarse, según tengo entendido) VIRGEN, y a esos elementos, se les añade, “almendra del tipo marcona”, debidamente pulverizada y algo de miel (amén de las múltiples otras añadiduras que se puedan acoplar) igual resulta, la que pudiera ser, la más sana, alimenticia, y natural incluso “vegana”, de las pastas, o mantequillas a emplear, en los desayunos, con la habitual rebanada de pan; y por lógica aplicable igualmente a vete a saber cuántos usos o empleos más en el arte de la dulcería o repostería, siempre en constante avance de sus infinitas formas y maneras.


EL ACEITE DE ACEITUNA, fue reconocido en un congreso internacional celebrado en París, cómo EL AMIGO DEL CORAZÓN; y posterior mente investigadores universitarios lo han confirmado, COMO ANTI CANCERÍGENO: unamos a ello todo lo ya conocido y valoremos como merece.

VEAMOS ALGUNOS DATOS SOBRE EL ACEITE Y EL CACAO:
ACEITE: La palabra aceite (del árabe az-záyt) el jugo de la aceituna, y este del arameo zaytā). Con esta definición queda claro que el resto de materias grasas, son solo eso, grasas, “de lo que sean” (De ballena, de girasol, colza, palma, mineral, etc.) por lo que no se debiera admitir la palabra “aceite” en sus denominaciones, ya que “no son aceite”. El aceite es sinónimo de óleo (del latín oleum), pero este término actualmente se emplea solo para los sacramentos de la Iglesia católica y en el arte de la pintura. Originalmente la palabra aceite se refería únicamente al aceite de aceituna, y óleo se utilizaba para los demás, pero la palabra se generalizó para denominar a aceites vegetales, animales o minerales sustituyendo a óleo en la mayoría de sus acepciones. También está mal definido el nombre, “de oliva”, puesto que oliva/olivo es el árbol; y lo mismo que se denomina al “zumo de naranja y no de naranjo (u otro fruto de los que hay infinidad) igual se debe denomina “aceite de aceituna, al único, original y ancestralmente cultural aceite, que por ello es único”.


CACAO-CHOCOLATE: Por regla general, se denomina chocolate al producto final del procesado del fruto. Su propagación, aceptación y difusión a lo largo del mundo es tal, que en la actualidad no existe región donde no haya llegado su influencia. Inicialmente fue consumido por las tribus olmecas de Mesoamérica, hace tres mil años, como bebida y posteriormente empleado como moneda por los mayas, trasladándose posteriormente al Imperio azteca. Tas la conquista de México, el conocimiento del chocolate llega a Europa En España cambia la fórmula inicial, se le endulza con azúcar de caña y aromatiza con canela, logrando inicialmente una gran aceptación social. De España pasa a Francia e Italia, en el primer caso debido a la corte francesa (de influencia española) y en el caso italiano por las redes conventuales y religiosas de la época. Poco a poco se iría extendiendo su consumo a lo largo de todos los países europeos y asiáticos, y el cultivo del cacao, estableciéndose en África primeramente.
El chocolate permaneció en estado líquido, como bebida, hasta bien avanzado el siglo XIX. Concretamente en 1828, cuando fue empleada la prensa hidráulica en la extracción de la manteca de cacao. Posteriormente, el mejor conocimiento sobre la composición del chocolate, logró modificar su aspecto inicial de bebida. Es a finales del siglo XIX, y comienzos del XX, cuando surgen como novedad las primeras elaboraciones confiteras de chocolate sólido, lo que ha dado lugar a la inmensidad de presentaciones actuales.

NOTA INTERESANTE: Hecha en mi casa una prueba o ensayo, mezclando chocolate negro y aceite de aceituna (a partes iguales), calentando ambos hasta hacer una pasta y añadiéndole, harina de almendra (lo más fina posible) algo de azúcar y miel de “mil flores”; les puedo asegurar que esa pasta, untada en las tostadas de pan, del desayuno, es algo exquisito, muy energético y fácil de asimilar; aparte de ello deja un sabor de boca muy bueno. Yo desayuno sólo leche fría o fresca y sin azúcar. Antes tomo, mitad y mitad, zumo de naranja y de granada.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (Aquí mucho más)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Antonio García Fuentes

Empezó a escribir en prensa y revistas en 1975 en el “Diario Jaén”. Tiene en su haber miles de artículos publicados y, actualmente, publica incluso en Estados Unidos. Tiene también una docena de libros publicados, el primero escrito en 1.965, otros tantos sin publicar y mucho material escrito y archivado. Ha pronunciado conferencias, charlas y coloquios y otras actividades similares.

Lo más leído