ETA. La Audiencia absuelve a Portu y Sarasola del secuestro de una familia en Francia

La Audiencia Nacional ha decidido absolver a los etarra Igor Portu y Mattín Sarasola del secuestró en agosto de 2007 de una familia española en un camping en el sur de Francia, cuya autocaravana utilizaron con la intención de cometer un atentado contra el complejo residencial de Marina d�Or, en Oropesa del Mar (Castellón).

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional les ha condenado en cambio a sendas penas de ocho años de cárcel por un delito de colocación de explosivos con fines terroristas por hacer estallar en un paraje de Cuevas de Vinromá (Castellón) la autocaravana de la familia secuestrada. Los etarras hicieron estallar el vehículo cuando se dirigían a Oropesa del Mar debido a la presencia policial.

Los magistrados de la Sección, presididos por Javier Gómez Bermúdez, han absuelto por lo tanto a los dos etarras de los delitos de detención ilegal, robo con intimidación, utilización ilegítima de vehículo a motor y estragos que se les atribuía. La Fiscalía había pedido que se les condenase a 61 años de cárcel a cada uno.

El tribunal ha decidido absolver a Portu y Sarasola del secuestro porque no hay pruebas que demuestren que sabían que la autocaravana que les entregaron cargada de explosivos hubiese sido conseguida mediante el secuestro de una familia.

SECUESTRO DE TRES DÍAS

El secuestro tuvo lugar el 24 de agosto de 2007, cuando un grupo de etarras se dirigieron al camping de la localidad de Messanges, en la región francesa de Las Landas, y abordaron haciéndose pasar por policías la furgoneta-caravana en la que se encontraba la familia compuesta por una pareja y el hijo menor de ambos.

Los terroristas se apoderaron de su furgoneta y llevaron a la familia hasta una casa de la localidad francesa de Gurs, donde ataron y amordazaron a los padres y al menor y les retuvieron contra su voluntad durante tres días. La familia fue liberada el 27 agosto en una zona boscosa.

�Una acción como la aquí desarrollada tuvo que ser planeada desde la cúpula de ETA, pero no consta que todos los miembros de los distintos comandos estuviesen de acuerdo y conociesen lo que hacían los demás�, señala la sentencia dictada hoy por la Audiencia Nacional.

Contra los presuntos autores materiales del secuestro, los etarras Luis Iruretagoiena, Ander Múgica, Alaitz Aramendi y Oihan Barandalla, detenidos todos ellos en Cahors en septiembre de 2007, se sigue un procedimiento penal en Francia.

MARINA D�OR

La Sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional considera probado en cambio que, en los primeros meses de 2007, Portu y Sarasola, que formaban parte del �comando Elurra� de ETA, recibieron instrucciones para preparar un atentado con coche-bomba en la localidad castellonense de Oropesa del Mar.

Sarasola y Portu se desplazaron a la provincia de Castellón y estudiaron los recorridos que podían utilizar para trasladar el coche-bomba, siempre a través de carreteras secundarias. Determinaron, además, que un buen lugar para cometer un atentado era el complejo residencial de Marina d�Or.

Portu utilizó su propia moto para desplazarse el 25 de agosto de 2007 junto con otro miembro del comando hasta la comarca del Baztán, en Navarra, donde les fue entregada la autocaravana de la familia secuestrada en Francia, cargada con entre 500 y 1.000 kilos de explosivo.

Portu se encargó de conducir el vehículo y se detuvo en la localidad navarra de Puente la Reina, donde Sarasola le esperaba para entregarle unos bidones con gasolina.

El etarra se dirigió entonces con la autocaravana hacia Oropesa mientras su compañero de comando volvió a su domicilio en Lesaka (Navarra). Sarasola tenía la intención de dirigirse al día siguiente a la provincia de Castellón para participar en la colocación del vehículo-bomba.

GUARDIA CIVIL

Sobre el 19.00 horas del 25 agosto, Portu estacionó el vehículo en una camino de tierra en el término municipal de Cuevas de Vinromá (Castellón). Un vecino de la localidad, extrañado por la presencia del vehículo, alertó a la Guardia Civil, pero los agentes que se desplazaron al lugar pensaron que no había nadie en su interior y se marcharon al cabo de un rato.

Pero los terroristas no se atrevieron a seguir hasta Oropesa, así que desplazaron la caravana unos seis kilómetros por el camino de tierra y la estacionaron. El vehículo explotó sobre las 19.00 horas del 26 de agosto, afectando a una torre de electricidad y a varias fincas que había en los alrededores.

El tribunal también ha absuelto a Portu y Sarasola del delito de estragos terroristas que se les atribuía porque la explosión de la autocaravana no produjo un peligro para la vida de las personas la producirse en una zona aislada.

Además de los ocho años de prisión, Portu y Sarasola deberán indemnizar con 50.633 euros a la Red Eléctrica Española. También deberán indemnizar a la familia secuestrada en Francia, en concreto con 15.240 euros por el vehículo y con 25.966 euros por los enseres que había dentro.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído