Oligarquía catalana nacionalista contra Constitución Española

En la ideología y discursos proclamados se habla mucho de Libertad, Dignidad, Justicia, Solidaridad, Responsabilidad, de la necesaria Pluralidad Democrática y con Garantías, del necesario y limpio Juego Democrático, de la Etica Empresarial (EE), de la Responsabilidad Social de la Empresa (RSE), del necesario respeto y protección a la independencia de los jueces, de la necesaria lucha contra la corrupción dentro de la ley, de una democracia y economía abiertas y de juego limpio, con seguridad, garantías y principios.

Sin embargo, en España, estos valores se aplican muy poco en la practica real por determinados agentes, líderes y grupos políticos, mediáticos, económicos y sociales.

Hay agentes, líderes y grupos mediáticos catalanes que forman parte de la oligarquía catalana nacionalista excluyente (algunos de los agentes, líderes y grupos mediáticos catalanes que pertenecen a esta oligarquía antes formaron parte del franquismo puro y duro, colaboraron muy activamente con la dictadura franquista, formaron parte de grupos terroristas o, como el gobierno tripartito de Montilla, Carod Rovira y demás, han pactado con la ilegal banda terrorista marxista-leninista ETA-Batasuna, fueron condenados por graves casos de corrupción como los Filesa, Malesa, Time Sport, el comisionismo a lo bestia y un largo etcétera), de un gran tinglado, montaje, complejo político, mediático, económico y social que esta actuando en España y que no ha dudado ni sigue dudando, con tal de liquidar a sus principales oponentes, competidores y críticos, de sacar grandes tajadas y de imponerse de forma politiquera, piquetera, guerracivilista, partidista, sectaria y clientelarmente, en recurrir al piqueterismo mediático (como acaba de suceder con doce diarios catalanes que han sacado un muy lamentable escrito para presionar indignamente al Tribunal Constitucional español en su fallo sobre el Estatut Catalan y que debió haber salido hace tiempo), al peor juego sucio (incluso en el campo judicial), en romper la baraja, en negar la vigencia de la nación española, de la constitución española, de la lengua española en todas las partes de España, en tratar de romper la unidad de España y atacar la constitución española de 1978, el español, otros símbolos fundamentales de España y la fundamental (desde el punto de vista democrático) división de poderes contemplada en la misma.

El Código penal español establece (artículos 504, 508) como delito las presiones, ataques, amenazas que se viertan contra los jueces y su independencia, contra los tribunales de justicia, contra el Tribunal Constitucional, etc.

Antes del indigno y servil pronunciamiento de los doce periódicos catalanes (Avui, Diari de Girona, Diari de Sabadell, Diari de Tarragona, Diari de Terrassa, La Mañana, El Nou 9, El Periódico de Cataluña, El Punt, Regió 7, Segre, La Vanguardia y que de 1939 a 1978 se llamó La Vanguardia Española -) que con su lamentable escrito (radios catalanas se han pronunciado de la misma manera que los diarios catalanes citados) quieren presionar antidemocráticamente al Tribunal Constitucional español y amenazan al Estado español, a España de que se atengan a las consecuencias si hay un fallo contrario al Estatut catalán, el presidente de la comunidad autónoma catalana José Montilla (del Partido Socialista Catalán-Partido Socialista Obrero Español) y otros altos cargos públicos, políticos e instancias catalanas vienen presionando a dicho Tribunal y vertiendo inadmisibles amenazas en el caso de que no falle como a ellos les gusta, es decir, completamente a favor del Estatut catalán. El presidente Montilla y otros políticos catalanes agradecieron el pronunciamiento antidemocrático de los doce diarios catalanes y otros medios para presionar al Tribunal constitucional español y para amenazar a España, al Estado español, a la sociedad española en el caso de que haya un fallo sobre el Estatut catalán que vaya contra sus intereses.

Incluso, están promoviendo, por si acaso y al mismo tiempo, que no haya un fallo del Tribunal Constitucional sobre el Estatut catalán para que se produzca la renovación del mismo y, así, con la nueva composición, y que tendrán mucho mas controlada polítiqueramente, hacerse con un fallo completamente favorable para sus intereses completamente contrarios a la nación española y a su vigencia, a la España constitucional, al español y otros símbolos españoles.

Por poner por caso, y en lo relativo a la división de poderes, la oligarquía catalana nacionalista y los que dentro y fuera de Cataluña le hacen el juego por el poder y sus privilegios, por sacar tajada como sea, solo admiten las resoluciones del Tribunal Constitucional español (contemplado en la Constitución española) que les son, que les sean favorables. Como venimos viendo, no dudan en presionar de forma completamente antidemocrática al Tribunal Constitucional español para que se pronuncie a favor del Estatut Catalán. El cual, en mi opinión, es una inadmisible e ilegal reforma de la constitución española por la vía estatutaria y que supone el comienzo del fin de la nación española, de la monarquía constitucional española, de España, que ve vulnerada su soberanía y que se ve completamente hipotecada, vaciada de contenido en su ley de leyes por dicho Estatut. El cual, entre otras muchas cosas, señala que España, la nación española se relacionara de forma bilateral con Catalunya, la nación catalana y que así aparece (como nación) en el Estatut catalán marcadamente antiespañol.

Al mismo tiempo, la oligarquía catalana nacionalista y los que le hacen el juego, por medio de los grupos mediáticos que controlan prensa, radio, televisión, Internet, agencias, productoras, importantes empresas vinculadas con la comunicación, etc. – (y que sacan grandes tajadas del poder político. Se han montado, se vienen montando importantes y poderosos grupos mediáticos, empresas mediaticas a partir del poder político, muy vinculados/as con el poder político; dichos medios sirven de trampolín para el carrerismo político, para sacar tajada por medio del poder político, en el poder político, a partir del poder político, en las empresas e instituciones que controla el poder político, etc.), no dudan en amenazar a todos aquellos españoles, a las instancias españolas que no se plieguen a su diktak, en este caso, al diktak, a la cirugía de hierro de corte marcadamente neoleninista del Estatut catalán y de los que lo han hecho, promovido y apoyado dentro y fuera de Cataluña.

¿Como es posible que la presidenta del Tribunal Constitucional español, María Emilia Casas (que de forma lamentable aguanto sin rechistar la bronca que le echo en público la Vicepresidenta del Gobierno PSOE de Rodríguez Zapatero, F. de la Vega), que el poder judicial, que los órganos competentes encargados de velar por la seguridad jurídica, por las garantías constitucionales, por la independencia de los jueces y de los tribunales de justicia, y ante las inadmisibles presiones, los pronunciamientos antidemócraticos y las amenazas vertidas contra el Tribunal Constitucional español, no hayan salido a la palestra, y desde el primer momento, para exigir el máximo respeto al mismo y para rechazar dichos ataques?

DEFENSA DE UNA DEMOCRACIA CON SEGURIDAD Y GARANTIAS

En los países democráticos serios (Estados Unidos, Alemania, Francia, etc.), es decir, con garantías constitucionales y que cuentan con tribunales similares al Constitucional español, las resoluciones de sus tribunales constitucionales que vienen declarando inconstitucionales, poniendo en cuestión, modificando en asuntos de primera importancia muy importantes leyes aprobadas por sus parlamentos centrales, federales, regionales, por parlamentos o instituciones internacionales, etc.; dichas resoluciones son plenamente acatadas y cumplidas.

Hace pocas semanas que el Tribunal Constitucional alemán (que ha servido de modelo para crear el Tribunal Constitucional español) se ha pronunciado sobre el Tratado de Lisboa de la Unión Europea defendiendo la soberanía alemana. Por su parte, el Consejo Constitucional francés ha declarado anticonstitucionales importantes leyes (apartados sustantivos de las mismas) aprobadas bajo la presidencia de Sarkozy y otros presidentes de la República francesa. Podríamos decir lo mismo de la muy prestigiosa Corte Suprema de los Estados Unidos, que funciona también como tribunal constitucional y que ha declarado inconstitucionales importantes leyes.

En estos países (Estados Unidos, Alemania, Francia) y en otros países con amplia tradición democrática no se han hecho campañas tan indignas, lamentables, condenables y antidemocraticas como las que vienen teniendo lugar en Cataluña contra al Tribunal Constitucional español, contra la fundamental división de poderes y para que dicho Tribunal falle a favor del Estatut catalán.

El Estatut catalán, en mi opinión, ataca cuestiones fundamentales de la constitución española como, por ejemplo, la soberanía española, la soberanía del pueblo español contemplada en su articulo primero, como la unidad de España y la vigencia de la nación española contemplada en su articulo segundo, como el uso (en Cataluña) de la lengua española oficial contemplada en su articulo tercero o como la reforma constitucional prevista en el último titulo de la constitución española, el Titulo X De la reforma constitucional, y, en concreto, sus artículos 166, 167 y 168. Podríamos poner otros muchos ejemplos relativos a los llamados derechos históricos, la bilateralidad, la solidaridad territorial, la justicia y a otros aspectos.

Es bien significativo que, en Cataluña, los grupos mediáticos que han sacado tan lamentables escritos, completamente contrarios a un principio fundamental para la democracia como es la división de poderes, y que se han hecho para presionar al Tribunal Constitucional español en su fallo sobre el Estatut Catalán (que, en mi opinión, es marcadamente antiespañol); es bien significativo que estos grupos mediáticos catalanes se hayan destacado muy poco, no hayan sacado de forma conjunta escritos para defender la dignidad democrática de los catalanes y, por tanto, para denunciar la muy grave corrupción (comisionismo, clientelismo, tráfico de influencias, información privilegiada, malversación de fondos públicos, etc.) que se viene manifestando en Cataluña desde el comienzo de la democracia en 1977 y hasta hoy (26-nov-09), para defender la necesaria independencia de los medios de comunicación del poder político y de otros poderes, y su necesario compromiso con la critica y justicia justas, con la búsqueda honrada, deontológicameente profesional y rigurosa de la verdad y su divulgación.

Hay colaboradores, profesionales, conductores, directivos, ejecutivos y propietarios de los medios de comunicación, hay medios de comunicación que defienden una España constitucional con seguridad, garantías y principios (incluida la seguridad y garantías jurídicas, la independencia judicial y, por supuesto, la independencia de los medios de comunicación con relación al poder político y a otros poderes) y hay otros sectores oligárquicos catalanes y los que les hacen el juego, agentes, líderes y grupos políticos, mediáticos, económicos y sociales que ya mangonean Cataluña y quieren mangonear España, quieren imponer en la misma una concepción y unas practicas amañadas, oligárquicas y de juego sucio de la democracia.

Los españoles de bien, ante esta nueva provocación, ante esta nueva ofensiva antidemocrática procedente de Cataluña, deben movilizarse activamente y a todos los niveles (individual, grupal, social, colectivamente, etc.) frente a los sectores oligárquicos nacionalistas catalanes, profundamente antiespañoles, contrarios a la constitución española y a la división de poderes contemplada en la misma, frente a los que les hacen el juego, y en defensa de la nación española y de una democracia abierta y de juego limpio en todos las partes de España (incluida, claro esta, la comunidad autónoma catalana), con seguridad, garantías y principios.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Miguel Cancio

Miguel Cancio, profesor universitario durante 40 años y luchador infatigable por la libertad y la inteligencia.

Lo más leído