Islamización, un complot para acabar con el cristianismo


Los que colocan bombas, decapitan infieles, torturan, violana mujeres o se autoinmolan haciendo volar por los aires a seres humanos inocentes y ajenos a su lucha fanática, no cabe duda que parecen locos de manicomio, pero no lo son, por mucho que los políticos y la prensa nos quieran hacer interiorizar esta nueva idea lanzada desde las alturas. Es cierto que existe una gran confusión entre los términos árabe, islámico, islamista, yihadista o muyahidín, y también lo es que un árabe puede ser agnóstico, que un islamista puede ser pacífico, y así cuantas premisas se nos antoje plantear. Ahora bien, en medio del lío semántico, de algo sí podemos estar seguros, y es que estos “locos”, según la nueva nomenclatura, no son cristianos y que, además, odian al cristianismo y a Occidente, que ellos consideran terreno a conquistar. Y no olvidemos que España es su al-Andalus, su paraíso perdido al que prometieron volver. Promesa cumplida, por cierto, con la anuencia de nuestros políticos que ejecutan tratados internacionales de muy dudosa finalidad, dudosa para algunos; otros estamos completamente seguros del complot para islamizar Europa, una islamización a través de leyes buenistas que promueven e implementan eufemismos, para que el pueblo trague sin masticar los siglos de atraso de la cultura de las mezquitas. Seguramente, los fieles que escuchan las enseñanzas de Mahoma, de boca del imam de turno, no ponen bombas, pero contribuyen con su presencia a que las mujeres europeas tengamos que usar velo y dejarnos maltratar por nuestros hombres, porque parece que así damos gusto al Profeta.

Posiblemente la Reconquista tenga algo, o mucho, de mito; probablemente, como apuntan algunos historiadores, la batalla de Covadonga no haya sido tan relevante hasta que los cronistas cristianos posteriores la rodearon de la aureola de la que goza, la Santina incluida. Quizá no fue una apuesta por el cristianismo, como arguyen algunos analistas modernos, sino una cuestión política. Aun así, fue una gesta de siete siglos de la que los españoles nos debemos sentir orgullosos. Sin embargo, los estudiantes de hoy ni saben quién fue Alfonso II, ni Alfonso VIII, ni Sancho VII el Fuerte, ni nada sobre las Navas de Tolosa o Clavijo. Eso sí, ¡todos saben quien es Pokemon y corren tras él!

Al papa Francisco —con quien estoy de acuerdo en muchas cuestiones, y a quien defiendo siempre contra sus disidentes inmovilistas tridentinos— le han colado el cuento del multiculturalismo, e insiste en que el avance del islam con su sharia a cuestas, no es una guerra de religión.

Los islamistas y pogres occidentales ya le habían enmendado la plana a Benedicto XVI cuando aquel 12 de septiembre de 2006 en su conferencia en la Universidad de Ratisbona, de donde había sido profesor, aludió a la cita del emperador bizantino Manuel II Paleólogo: “Muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba”. (Estas palabras forman parte de un diálogo mantenido en 1391 entre el erudito emperador bizantino y un persa culto tratando sobre religión, razón y guerra santa). El Papa tuvo que retractarse y pedir disculpas por la cita.

Es normal que Francisco crea en los milagros, pero ser buenista con los que asesinan cristianos y quieren ver a los homosexuales colgados de las grúas, y a las mujeres sometidas, golpeadas y lapidadas, es allanarles el camino para hacer de la catedral de San Pedro una gran mezquita. Le recomiendo a Francisco que lea las profecías. En varias de ellas se habla de los del “turbante”. ¿Árabes, islamistas, yihadistas, muyahidines? ¡Qué importa! Sabemos quiénes son y también quién los maneja.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
✉ periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído