Bokabulario

‘El País’: Berlusconi no merece la misma intimidad que Clinton

Los casos de hiprogresía son constantes, como el zumbido de las moscas. Hace 11 años El País salió en defensa de la intimidad de Bill Clinton; ahora nos desvela la intimidad de Berlusconi. Por el interés (público) te quiero, Andrés.

Ayer Periodista Digital publicó una información sobre cómo El País y sus tribunos de guardia trataban de justificar la publicación de las fotos de la casa privada de Silvio Berlusconi.

Un reciente editorial dejaba clara la línea del altavoz pogresista

Que no se equivoque Silvio Berlusconi: es la prensa democrática la que respeta su intimidad (sic) y él quien no deja de ponerla en entredicho. Porque la publicación de las fotografías de sus fiestas privadas no obedece a ningún intento de enjuiciar su moral como ciudadano, sino al propósito de demostrar que él, como primer ministro, está intentando convertir el espacio de la política democrática en una simple prolongación de sus relaciones de amistad y de sus entretenimientos. (…) Con este escándalo Berlusconi queda al desnudo, pero no como ciudadano, sino como político [¡Qué frase tan ingeniosa! ¡Qué doble sentido!]

Hace once añitos, El País estaba indignado con las informaciones sobre la vida privada de Bill Clinton, en concreto sobre las maneras de aprovechar el talento de las becarias de la Casa Blanca:

Nixon mintió y obstruyó la actuación de la justicia para encubrir un caso criminal de espionaje político a los adversarios demócratas; Clinton, si se demostrara que ha mentido, lo habría hecho en un caso civil referido a su vida privada. El perjurio en estos últimos asuntos no suele llevar consigo incriminaciones criminales en Estados Unidos. La modélica igualdad ante la ley que se invoca para hacer comparecer ante la justicia al presidente debería aplicarse también a ese efecto. La realidad más bien invita, a pensar en una especie de discriminación negativa. (…) En la búsqueda de esos secretos de alcoba no se regatean medios, desde grabaciones subrepticias a chantajes implícitos. El puritanismo de la sociedad americana, que a este lado del Atlántico aparece como un fenómeno enfermizo

¿Escribiría este editorial Javier Valenzuela, que es uno de los obsesionados con el «puritanismo de la sociedad americana». ¡Las vueltas que da el mundo!

La otra exclusiva de El País estos días ha sido una retransmisión de unas excavaciones en un cementerio en busca de los restos de unos asesinados en la guerra, sólo del bando afortunadamente vencido, claro.

Ya lo estáis pagando, Moreno y Janli: 50.000 ejemplares perdidos. Yo no cojo El País ni aunque me lo regalen.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído