Diario de un NO nacionalista

2014: Año de exaltación (también) pancatalanista

2014: Año de exaltación (también) pancatalanista
Una recreación con independentistas catalanes de la foto de Joe Rosenthal, con los marines tomando el monte Suribachi, en Iwo Jima (II G.M.). IC

“… en verdad no importa la opinión y la decisión de los ciudadanos, denuestan la legitimidad de aquellas administraciones que no están en la órbita de la “construcción nacional” al igual que menosprecian, difaman o silencian a todo aquél que se atreve a disentir de la opinión oficial…”

Al nacionalismo catalán le gusta vestir ropajes de modernidad, suele escudarse en grandilocuentes y huecas palabrerías con las presentarse como defensores de derechos inalienables y así poder inmiscuirse en los asuntos políticos de otras comunidades autónomas, pero esta depredación política, esta insaciable ansiedad expansionista, esa Gran Cataluña, forma parte de los fundamentos (in-disimulados) de una ideología (la nacionalista) convertida en “teología política”.

Una Teología transformada en política, el Dogma en geopolítica, el credo en moral, la doctrina en imposición, la cultura en asimilación, la lengua en adscripción. Encontramos un claro paralelismo entre como concibe el nacionalismo al individuo y al territorio, en verdad no importa la opinión y la decisión de los ciudadanos, denuestan la legitimidad de aquellas administraciones que no están en la órbita de la “construcción nacional” al igual que menosprecian, difaman o silencian a todo aquél que se atreve a disentir de la opinión oficial.

El nacionalismo es una ideología que trata de conformar mentes dóciles y “concienciadas”, el problema lo encuentran cuando se alejan del epicentro de control mediático y educativo, del laboratorio de ingeniería social en el que han convertido a Cataluña, por ello, los cocineros de la manipulación no pierden ninguna oportunidad con la que expandir sus redes por todo el “orbe” catalanista, por esos inexistentes e imaginados “Países Catalanes”.

El pasado día 29 de diciembre de 2013 TV3 nos regaló un nuevo publirreportaje nacionalista en forma de documental titulado “2013: Año Zero”, pero no quiero detenerme en la infamante manipulación política, ni en el más que tendencioso título de “Año Zero” (para ello necesitaría más de un artículo)… quisiera recalcar una de las afirmaciones de la locutora cuando resumía el decreto de bilingüismo del gobierno balear, argumentando la huelga de profesores y las manifestaciones en contra de dicho decreto dice (minuto 31.35): “…el gobierno del PP, del presidente Bauzá ha impuesto el decreto del trilingüismo… el decreto al más puro estilo autocrático entro en vigor…”.

Se repite el esquema, pretenden hacer creer que la democracia reside en las calles, en ideologizadas asambleas, en actos de adhesión a la Causa, no importa que el Partido Popular haya ganado unas elecciones, no importa que dicha política lingüística estuviese recogido en su programa electoral, no importa la representatividad, solo importan las “mayorías inventadas”, las “mayorías mediáticas”, la democracia aclamativa…

Entre los fastos con los que la Generalitat pretende conmemorar un deformado aniversario del el 11 de septiembre de 1714, la Guerra de Sucesión, encontramos un nuevo congreso histórico titulado “Congreso Internacional Cataluña (y los Países Catalanes) antes y después del Once de Septiembre de 1714” en la presentación podemos leer: “Esta conmemoración consistirá en la celebración de un congreso científico sobre las causas, las consecuencias y el desarrollo de la guerra en el ámbito de Cataluña y del conjunto de los Países Catalanes.”

Es una sutil forma de introducir en el lenguaje cotidiano el relato que sustenta la geopolítica expansionista de la Generalitat, haciéndola pasar por algo sustancialmente “natural” e “histórico”, algo sustentado “científicamente”, esto es, algo incontestable, algo autoevidente.

La Guerra de Sucesión ya no solo es un falaz enfrentamiento “nacionalista”, ahora hay que insertar en la mitología historicista a la Gran Cataluña soñada, si nos damos cuenta, del Congreso únicamente importa el titular, un titular que une ideología, política, historia y ciencia…todo ello en minúsculas, un titular que será debida y machaconamente repetido por el entramado mediático al servicio del nacionalismo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído