Cajón de Sastre

Rufino Soriano Tena

Los pensionistas, un ´subidón´ del 2,25 %; los políticos, pobrecillos, sólo un 84 %

(o “Los viejos ya podremos holgar; los políticos, sin embargo o no obstante,…”)

No, vuesarcedes han leído bien, a pesar de la poca capacidad lectora que dice Pisa que tenemos los españoles: La asignación presupuestaria para la ayuda a los partidos políticos y elecciones para el año próximo, según se dice en el “Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2015” sólo se ha incrementado, respecto a la del año pasado, en un 84 %, mientras que las pensiones lo hacen en nada menos que un 2,25 % . Con un par Así, como suena. El Ejecutivo, sabiendo el cúmulo de gastos que van a tener los partidos políticos durante el próximo año, que los pobres han de hacer frente a los gastos que implica la celebración de elecciones municipales, autonómicas y , antes de concluir la presente legislatura del Exmº Sr. Don Mariano Rajoy Brey, las generales ; pues el Ejecutivo, repito, sabiendo todo eso, va y propone que el aumento porcentual, sobre los de este año, de los recursos que se le asignen a los partidos políticos sea sólo el 84 %. Y, sin embargo, o no obstante, a nosotros, los viejos, nos suben las pensiones nada menos que 2,25 %. Un auténtico subidón. De verdad que mi señoría flipa ante previsiones de ingresos , en este sentido, tan elevadas. Pero, por el amor de Dios, ¿para qué queremos nosotros, los viejos de este pobre país de la EU o de la UE, que de las dos formas se puede decir; para qué queremos nosotros, los viejos, reitero, que nos suban más las pensiones, si muchos no sabemos siquiera en qué emplear toda la pasta que nos ´regala´ el Gobierno, “gratis et amore”? Y déjense vuesarcedes de decir que, claro, no sabemos en qué emplearlo, si en lo más básico de comida o de bebida, porque para las dos cosas no llega No digan eso, ¡coño!, porque eso es demagogia pura y dura. Y aunque fuera o fuese verdad, habrá que establecer prioridades. Qué preferimos, ¿que por falta de recursos para realizar unas elecciones serias para elegir los mejores de nuestros políticos que sean los que nos representen en en todas las escalas de mando, hagamos una mala selección de ellos y que luego se dediquen a regir mal, administrar peor y ´choricear´ mejor Que tengan que ir por el mundo exhibiendo su pobreza porque no tienen donde caerse fenecidos, por no decir muertos, y en evitación de un fin tan letal hayan de sustraer todo lo sustraible… No, no y ¡no! Que se dejen invitar por pensionistas u obreros en el paro ¡Por favor…! Que nosotros, los viejos, si tenemos que elegir entre comer o beber, pues cada uno que elija lo que prefiera, que para eso estamos en una democracia. Y si no, si alguno de vuesarcedes es un viejo exigente, que se cree con derecho a comer y beber y quiere ejercer ambos derechos, que se vaya algunos días al mes a comer a Cáritas y asunto resuelto. Lo que ocurre es que con el ´acarajotamiento senil´ que padecemos casi todos, nos acongojamos por cualquier cosa. Y es lo que piensa mi señoría: ¿no es preferible que cuando nosotros, porque la pensión no nos llegue para comer y beber (ah, y copagar la fracción ´medicamental´ de la farmacia, que se le olvidaba este extrema a mi señoría) nos vayamos algunos días a algún comedor social, que para eso están, antes de que nuestros representantes en el mundo político hagan el ridículo?

Por todo lo dicho y por alguna otra cosilla más que no se atreve uno a decir por si fuera o fuese políticamente incorrecta, lo que desea, por no decir anhela, mi señoría es que el Proyecto de Ley a que aludido se ha ´ut supra´, ahora, en su trámite parlamentario en ese ente tan útil, efectivo y beneficioso para España con que cuenta nuestro Gobierno y que es el Senado o la Cámara Alta; que en su trámite parlamentario se retoque un poco esos porcentajes y el incremento de dotación presupuestaria para partidos políticos y elecciones pase del 84 % al menos al 99.9; y que el 2,25 % de las pensiones se reduzca a un 1,15 ó un 1,16 %, que los viejos bastantes problemas tenemos como para añadirnos ahora otro, teniendo que decidir en qué invertimos el exceso de recursos que, por mor de las desmesuradas cuantías a que han llegado nuestras pensiones, tengamos en su momento. Súbanse , pues, en mayor cuantía porcentual las dotaciones presupuestarias para políticos y elecciones, y que desciendan las pensiones de los mayores que, al fin y al cabo, no somos más que una carga para la sociedad. ¿O no?

1-10-2014.

Chirigotas relacionadas con este delicado tema: «Para bien de España, súbanse el sueldo», «Los políticos siempre se ponen de acuerdo para subirse el sueldo» y otras muchas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído