Cajón de Sastre

Rufino Soriano Tena

REFLEXIONES POLÍTICAS (2).

(Son las dudas de un anciano / ante un cuadro asaz profano).

El cuadro en cuestión ha como pie un título que comienza diciendo “Inflación…”. Y mi señoría  recuerda cómo define la RAE esa palabra y empieza a temblar. Vean:

  1. Acción y efecto de inflar.
  2. Engreimiento y vanidad.
  3. Abundancia excesiva. Hoy existe una gran inflación de títulos universitarios.
  4. Econ. Elevación del nivel general de precios.
  5. Econ. Índice de inflación. Ha subido la inflación.

Y uno piensa que si es “acción y efecto de inflar”, no será porque esas personas van con intención de inflarse, es decir, de ponerse las botas no soplando sino ingiriendo alimentos y líquidos ora alcohólicos, ora… Sí, ora pro nobis, porque si vienen a jamar de esa forma…

Pero qué me dicen vuesarcedes si vienen con “engreimiento y vanidad”. Mejor es no pensarlo.

No se cree mi señoría que hemos de sufrir una “elevación del nivel general de precios”, porque de ser así, si ahora la mayoría de los jubilados no llegan al día 10 de cada mes con las pensiones que cobran, imagínense si suben los precios. Menuda catástrofe.

Y otro tanto ocurriría si hubiera o hubiese una erección del índice de todo lo dicho.  De mear y no echar gota, vamos.

Otra idea, al contemplar a esta caterva de personalidades, es la de que, ¡ojo!, al elegir a los tres ministros que aún no aparecen en las fotos dadas. Pues que como el Presidente, doctor Sánchez, no cuide de que  dos de ellos sean varones y uno hembra podría incurrir en una ilegalidad de la que la ministra Irene Montero, que lo es en la cartera de Igualdad, podría acusar al todavía Presidente del Gobierno de estar cometiendo una falta contra la paridad, lo cual no es nada relacionado con la ley del aborto sino con la ortodoxia de que el número de varones ha de ser igual al de damas, por no decir otra vez hembras, por si acaso…

Y estando en este punto, me llegan noticias de que a estas horas el flamante Presidente ya completado ha la elección de los tres ministros pendientes en el cuadro sobre el que mi señoría está reflexionando. Y afortunadamente el doctor don Pedro no ha roto la paridad porque ha nombrado a dos caballeros y una dama, con lo que podemos darnos la paz en este aspecto: once damas y once caballeros. Como debe ser. ¡Qué alivio! Sin embargo, en los puntos precedentes, ¿por qué número de los 5 dados por mor de la RAE optan vuesarcedes?

Ante la duda que sobre esto embarga a mi señoría, les ruego que lo manifiesten en sendos comentarios -uno por cada lector u oyente- y no duden de que me los leeré y los estudiaré con todo interés. Hasta el punto de que si merece la pena mi señoría les contestaría y todo. Critiquen pues mis parletas, por favor. Y si es necesario, mándenme a hacer puñetas. Tiene uno tanto que aprender… ¿O no?

 

12-01-2020.

Autor

Rufino Soriano Tena

Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Granada y Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Comillas (ICADE) de Madrid

Recibe nuestras noticias en tu correo

Rufino Soriano Tena

Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Granada y Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Comillas (ICADE) de Madrid

Lo más leído