Medioambiente

España será juzgada por el Tribunal de Justicia de la UE por la degradación de Doñana

La CE acusa a la Administración española de “no tomar las medidas adecuadas” para combatir la sobreexplotación del agua y conservar los humedales, de los que dependen especies en peligro

España será juzgada por el Tribunal de Justicia de la UE por la degradación de Doñana
Doñana LV

Los expertos venían avisando desde hace mucho timepo. La amenaza, largamente larvada, se concreta. La Comisión Europea (CE) ha hecho pública su decisión de llevar a España ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo de la UE por el deterioro ambiental que sufre Doñana y el incumplimiento de las leyes europeas de protección de la naturaleza. Este hecho podría acarrear fuertes sanciones contra España. La denuncia fue presentada en el 2010 por WWF España, la entidad que promovió en los años 60 la compra de dos fincas en este entorno natural por su gran valor, según recoge Antonio Cerrillo en lavanguardia.

La resolución de la CE es un duro alegato contra España por su inacción a la hora de combatir la degradación de este enclave, protegido por tres importantes directivas comunitarias.

La Comisión Europea ha informado que llevará a España al Tribunal de Justicia de la UE «por no haber tomado las medidas adecuadas para proteger las masas de agua subterráneas que alimentan los humedales de Doñana», como lo exige la legislación de la UE (directiva marco sobre el agua).

«España tampoco está tomando medidas adecuadas para evitar el deterioro de los hábitats protegidos en estos humedales, en violación de la legislación de la UE sobre la naturaleza», añade el comunicado de la CE en tono muy duro..

A la Comisión le preocupa que los humedales probablemente se deterioren aún más, ya que España «no cumple con sus obligaciones en virtud de la directiva marco sobre el agua y la directiva sobre Hábitats»

Los humedales de Doñana se encuentran entre los más grandes de Europa con una gran diversidad de ecosistemas. Albergan una considerable variedad de fauna y flora, incluidas especies en peligro, como el águila imperial o el lince ibérico.

Debido a su ubicación estratégica, Doñana también forma parte de la ruta migratoria de millones de aves cada año.

Esta biodiversidad única está protegida por las directivas de Hábitats y de Aves, ya que el Parque Nacional de Doñana y sus áreas circundantes contienen varios enclaves incluidos en la Red Natura 2000, que reúne espacios valiosos representativos de Europa.

Pero la conservación de estos humedales exige la disponibilidad de cantidades suficientes de agua de buena calidad, ya que muchos de los hábitats dependen de estos recursos, al menos una parte del año.

Garantizar esta conservación es también «una obligación legal en virtud de la directiva marco del Agua, que requiere que las masas de agua subterránea alcancen un buen estado cuantitativo, es decir, que tengan suficiente agua para sostener los ecosistemas de los que dependen.

Las marismas y lagunas de Doñana son alimentada por varias fuentes de aguas superficiales (principalmente, el estuario del Guadalquivir) y un gran acuífero (aguas subterráneas).

Sin embargo, «se están desviando grandes cantidades de agua tanto para la agricultura como para las necesidades de los turistas locales, y el nivel freático se está hundiendo por ello», denuncia la CE

La fuerte disminución en los niveles de agua subterránea ha hecho que los hábitats dependientes «sean extremadamente vulnerables a los periodos secos periódicos del área, y continúan deteriorándose».

La decisión de la CE se basa en un dictamen motivado enviado a las autoridades españolas en abril de 2016.

Las medidas vigentes para garantizar la gestión sostenible de los recursos hídricos y la conservación de los hábitats de Doñana «son insuficientes y están mal implementadas. Por lo tanto, la Comisión decidió remitir a España al Tribunal de Justicia de la UE».

«Es cierto que la Administración ha heredado un problema que se acumula desde hace 30 años. El argumento del Gobierno ante la Comisión Europea ha sido que ha aplicado un plan de ordenación de regadíos y de compras de fincas. Pero la UE contesta que España no ha hecho lo suficiente», expone a este diario Felipe Fuentelsaz, responsable de WWF en Andalucía.

WWF interpreta que la Comisión Europea interviene para intentar salvar Doñana «ante la inacción y los reiterados incumplimientos de las autoridades españolas» ( Ministerio de Transición Ecológica, Junta de Andalucía y los ayuntamientos).

Estas autoridades, durante años, «no han hecho nada para evitar las extracciones ilegales que están secando el acuífero de Doñana», dice WWF.

El expediente de la CE se inició con la queja presentada por WWF España el 5 de abril de 2010, en la que denunció «la extracción abusiva e insostenible de agua en el entorno de Doñana con destino al cultivo intensivo de fresas».

Esta actividad «está dañando gravemente el acuífero y los hábitats y especies protegidas». añade esta entidad. La zona está catalogada como enclave incluido en la red Natura 2000, el «sello» de protección europeo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído