La Conmebol anunció por sorpresa que Brasil será sede de la Copa América, después de que Colombia y Argentina desistieron de acoger el torneo.

Río de Janeiro amenaza con suspender partidos de la Copa América si la pandemia se agrava

El alcalde Eduardo Paes advirte que ni la Conmebol ni la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) se pusieron en contacto con su administración sobre la celebración de la Copa América

Río de Janeiro amenaza con suspender partidos de la Copa América si la pandemia se agrava
Copa América PD

La Copa América tambalea y podrá sufrir importantes cambios.

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, no descartó prohibir la celebración de partidos de fútbol en la ciudad, incluidos los de la Copa América, si la pandemia del coronavirus se agrava en las próximas semanas.

Río, principal sede de la Copa América, permite la realización de partidos sin público gracias a un decreto que deberá ser revisado a partir del próximo 14 de junio, un día después del comienzo del torneo continental, cuando expira su validez.

Paes informó que ni la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol) ni la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) entraron en contacto con la Alcaldía de Río sobre la celebración de la Copa América y subrayó que si la crisis sanitaria empeora el decreto que permite la celebración de partidos puede ser suspendido.

“Me imagino que se están guiando por un decreto en vigor en la ciudad, que permite la práctica de partidos de fútbol sin público (…). Lo que está en vigor hasta el 14 de junio es eso. No sé ni cuándo se celebran los partidos de la Copa América en Río, pero si la situación por casualidad se agrava y el decreto cambia, se acabó”, declaró en una rueda de prensa este viernes.

La Conmebol anunció por sorpresa que Brasil será sede de la Copa América, después de que Colombia y Argentina desistieron de acoger el torneo.

La decisión ha sido criticada por la comunidad científica y por sectores políticos, en momentos en los que el país es uno de los más afectados por la pandemia en Latinoamérica, con cerca de 470.000 muertos.

La celebración del torneo también ha generado malestar en la selección brasileña. El capitán de la Canarinha, Casemiro, se negó la víspera a comparecer a una rueda de prensa como símbolo de protesta por la disconformidad de algunos jugadores con el hecho de Brasil ser sede de la Copa América.

El técnico de la selección brasileña, Adenor Leonardo Bacchi “Tite”, reveló que hubo un pedido de los jugadores para conversar sobre el asunto con la comisión técnica y con el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Rógerio Caboclo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído