El manacorí tuvo que retirarse en pleno partido contra Murray por problemas en su rodilla

Nadal se despide de Australia lesionado

"No quería repetir el mismo error del año pasado, voy al límite"

Nadal: "Creo que va ir todo bien, aunque es imposible saber cuando tiempo voy a estar fuera después de hora y media"

El tenista español Rafa Nadal se despidió de la peor forma posible del Abierto de Australia, primer ‘grande’ del año y en el que defendía título, después de abandonar su partido de los cuartos de final ante un gran Andy Murray, que le dominaba por 6-3, 7-6(2) y 3-0 cuando el balear no quiso forzar más su rodilla derecha.

Las ‘alarmas’ sonaron en la Rod Laver Arena de Melbourne Park al término del segundo set. El manacorí, a buen nivel, no podía con su rival, inspirado y jugando de forma sensacional e inteligente, y notaba dolores a la altura de su rodilla, articulación que nuevamente da problemas al tetracampeón de Roland Garros y que el año pasado le hizo renunciar a la defensa de su corona en Wimbledon.

Nadal pidió la asistencia del fisioterapeuta y su rostro no daba señales de ser un mero problema de cansancio por el desgaste de más de dos horas de gran tenis ante Murray. El español saltó de nuevo a la pista, pero, tras perder dos juegos más, estrechó la mano del escocés y decidió retirarse de la cita.

Hasta entonces, la imagen del actual campeón había sido bastante alentadora. Más agresivo que en anteriores choques y recuperando buena parte de la contundencia de sus golpes desde el fondo de la pista, sobre todo con su ‘drive’, el balear únicamente se topó con un obstáculo de mucha entidad, que aceptó el desafío y que supo salir de las situaciones más adversas.

«VOY AL LÍMITE»

Rafa Nadal lamentó su abandono en los cuartos de final del Abierto de Australia, pero dejó claro que no quiere que se repita lo del año pasado, asegurando que va «al límite», pero sin atravesarlo.

«Mis problemas fueron al final del segundo set. Sentí algo similar a lo que tuve el año pasado. Era imposible ganar el partido y cuando tengo una oportunidad de jugar, nunca me retiro, pero sabía que iba a perder como hice en Rotterdam el año pasado. Lo siento por Andy»

«Para mí es duro estar cinco juegos más sin intentar nada, no sé si hubiese seguido jugando si hubiese sido peor. No quería repetir el mismo error del año pasado, voy al límite, pero no lo atravieso»

El balear cree que la dolencia se produjo por «un mal movimiento» o porque la rodilla esté «cansada», pero es optimista.

«Creo que va ir todo bien, aunque es imposible saber cuando tiempo voy a estar fuera después de hora y media»

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído