La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

Pío Moa y el Gobierno “ilegítimo” de Zapatero

Hacía tiempo que no tenía noticias de quien fuera terrorista del GRAPO y luego evolucionara a otras actividades más “edificantes”, como la de historiador y comentarista político. Me refiero a Pío Moa. Pese a que discrepo con él en la mayor parte de sus análisis sobre la situación actual, le reconozco un gran mérito en lo referente a la divulgación histórica. Ha contribuido al conocimiento masivo de una tesis que, sin ser propia ni originalmente suya, es absolutamente lógica: la legalidad republicana la rompió, primeramente y antes del levantamiento militar de 1936, la izquierda representada por el PSOE y ERC. En Asturias y en Cataluña, en 1934, ambas formaciones promovieron una insurrección armada por el simple hecho de que ocupaba parte del poder la derechista CEDA. ‘Los mitos de la Guerra Civil’, ya digo que sin ser genuinamente original, fue la exitosa obra de Moa que convulsionó el reciente debate histórico gracias a su amplia difusión. Y todo por evidenciar algo que debería ser ya aceptado: la II República tuvo el enemigo en los propios hombres que la trajeron, pues no podían concebir que fuera ocupada por la derecha tres años después de ser proclamada. La República no fue un sistema, sino un principio per se, adoptado por la izquierda.

Reconocido ese mérito, considero que la deriva ideológica que Moa está proyectando en todas sus apariciones públicas le desvirtúan como historiador. Más claro: se le nota mucho el plumero, anidado en la derecha más beligerante y extrema. Y no es que sea yo muy aficionado de endilgar calificativos como el de “ultraderechista”, a los que tan aficionados son ultras de signo contrario, como Enric Sopena o Joan Laporta, con su mirada cínica y tuerta. Pero en el caso de Pío Moa, con un simple vistazo a su blog o a sus columnas en Época, es visible. En el caso de su bitácora digital, las alusiones al Gobierno de Zapatero se zanjan en su mayoría con el calificativo de “ilegítimo”. Algo que sólo puede venir de quien otorga a la democracia y a las elecciones libres el valor de un chusco de pan. Aclaro que éste mantiene que el acceso al poder del PSOE en 2004 fue “legal” (¡faltaría más!); pero pretende que con su actuación ha entrado en la ilegitimidad. Entrando, sin compartirla, en su alucinada interpretación, me pregunto cuál será su valoración de las elecciones de 2008, donde Zapatero alcanzó una notable mayoría…

Sus comparaciones de Zapatero con Hitler resultan dantescas, defendiendo que el socialista, “desde el poder, está liquidando la legalidad”. Por favor, ¡¿ cómo se pueden aplicar los mismos parámetros interpretativos en la España del 2010 que para la de casi un siglo atrás?! ¿Con qué argumentos? ¿Con aquél como en el que afirma que Zapatero es experto en tomar la calle con violencia y que alcanzó el poder tras un atentado violento? Porque esto es lo que dice Pío Moa: “Ya en la oposición patrocinó Rodríguez el Rojo la toma, a menudo violenta, de la calle, con destrozos de mobiliario urbano, asalto a supermercados y a sedes del PP, etc. Su llegada al poder vino inmediatamente precedida de una explotación indecente, violenta, embustera y golpista de la matanza del 11-M. Y seguida de la recompensa a los presuntos autores de la masacre mediante la retirada de tropas que en Irak ayudaban a los irakíes contra asesinos parecidos a los de Madrid, fueran estos islamistas o no”.

Es demasiado triste escuchar a pretendidos líderes de opinión utilizar argumentos como los que emplea el señor Pío Moa para defender la “verdadera España”.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído