La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

Blancanieves como oda a la tauromaquia

Con gran satisfacción por mi parte, Pablo Berger, el director de ‘Blancanieves’, ha contestado a la pregunta que hoy le he formulado en el transcurso de un chat con los lectores de ElMundo.es.

La cuestión decía así: “Hola Pablo. Literalmente, gocé tu película. Por todo: por el ambiente especial de ser muda y en blanco y negro, por la potencia de la historia, por la belleza de la música… Pero, en gran parte, lo hice como aficionado taurino. Está claro que no es el centro ni el objetivo de la narración, pero reflejas muy bien la magia de la tauromaquia. ¿Fue intencionado? ¿Quisiste acaso dar un enfoque diferente del rito taurino en un momento en el que es cuestionado por gran parte de la sociedad? Sea así o no, enhorabuena por tu maravillosa creación”.

Y su amable respuesta era la siguiente: “Yo no soy aficionado taurino, pero sí respeto la fiesta. La razón de hacer una Blancanieves taurina nace del origen de la historia, que es una foto de Cristina García-Rodero de enanos toreros. Y si además no quería que Blancanieves fuese la hija de un rey, sino de alguien del pueblo, me venía muy bien que fuera la hija de uno de los reyes de la época, que eran los matadores. Los toros son movimiento y tienen un gran ritual, por lo que son muy cinematográficos”.

Pues háyalo o no querido el director español, lo cierto es que los amantes de la tauromaquia tenemos un motivo de alegría al ver cómo el arte que defendemos ha sido mostrado con una emotiva sensibilidad en la pantalla grande. Estoy convencido de que es muy difícil que un no taurino vaya a una plaza de toros sin la venda en los ojos del prejuicio, pero no será tan extraño que un aficionado al cine acuda a una sala con todos los sentidos abiertos a disfrutar ‘Blancanieves’, pues irá con la pretensión de ver la segunda película en la historia con más nominaciones a los Premios Goya.

¿Y qué se encontrará? Pues además de la exposición, a canal abierto, de la belleza del flamenco y la coplilla popular, la intimidad de la danza de un hombre (o una mujer) con un toro, en un combate a vida o muerte con la única intermediación de un trozo de tela. No habrá sido la intención de Pablo Berger, pero desde aquí le doy las gracias por ilustrar la otra cara de la tauromaquia que no suele aparecer en los grandes medios de comunicación.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído