La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

Mi radiografía

Un gran amigo, que en Facebook adopta el nombre de Marco Vinicio Ripario Baetico, ha elaborado su propia definición del palabro “Malaviante”. No por vanidad, sino por agradecimiento hacia un regalo que me ha hecho reír a carcajadas, lo dejo registrado en esta casa digital, sede en la que habita el espécimen referido. Esta es, en definitiva, mi radiografía:

“Hablemos con propiedad y usemos bien el castellano inventado. ‘Malaviante’ (adjetivo, del verbo ‘Malaviar’): Ser madridista hasta la médula, taurómaco compulsivo, cuadrador del círculo entre Arganda del Rey y Landete, de los que beben y beben como los peces en el río revuelto de sus propias paradojas literarias y vitales. Pero sobre todo: crápula y sin embargo, honesto; ‘vivalavirgen’ y aún así, solidario; desconfiado del poder y ferviente creyente del Eterno; español, cristiano y sentimental (un poeta de tinta romántica con pluma afilada de periodista de combate), un amigo en quien confiar el alma y un truhán entrañable que siempre nos obliga a perdonarle sus desmanes con una sonrisa.

Nota: ‘Malaviante’ es más que un adjetivo. Es un estado físicoquímico y quintaesencial sustantivo”.

¡Muchísimas gracias, camarada malaviante!

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído