La otrora "Ciudad perdida de los Incas" aún no cuenta con protocolos sanitarios ante el Covid-19.

Machu Picchu no abrirá el 1 de julio

Machu Picchu no abrirá el 1 de julio

La ansiada reapertura de Machu Picchu no se concretará el próximo 1 de julio, tal como anunciaron hace poco las autoridades de Cultura. Así lo confirmó el gobernador regional de Cusco, Jean Paul Benavente, quien descartó la reanudación de las visitas turísticas en la fecha prevista debido a que aún están en trámite los permisos y la aprobación de los protocolos sanitarios ante el Covid-19, por parte de los sectores competentes.

Benavente García dio a conocer esta decisión en su calidad de presidente de la Unidad de Gestión del Santuario Histórico de Machu Picchu (UGM) y en medio del descontento social que existe en Machu Picchu Pueblo, cuyos vecinos advierten la falta de seguridad y garantías necesarias para evitar el contagio del coronavirus en este distrito cusqueño que, a la fecha, se mantiene libre de la pandemia con ningún caso reportado.

“Se están tramitando los permisos y los protocolos, nosotros vamos a evaluar esta semana. Se tiene que aprobar a nivel de los sectores competentes; al mismo tiempo, de lograr la autorización del plan de riesgos de control sanitario, no hay una fecha oficial para la reapertura de Machu Picchu. Es un tema que se define desde el Ministerio de Cultura, los protocolos están hechos. En las semanas siguientes seguro tendremos mejores noticias”, señaló el gobernador regional, citado por el diario El Comercio.

Al respecto, el director de Cultura de Cusco, Fredy Escobar Zamalloa, indicó que la ciudadela inca está lista para reanudar las visitas, en la medida que las autoridades competentes autoricen su reapertura.

“El relanzamiento de Machu Picchu al mundo tiene que pasar bajo muchas circunstancias. Primero, el Gobierno debe decidir el grado de sanidad determinante para la reapertura de la maravilla; mientras tanto, nosotros estamos listos para el día en que las autoridades competentes determinen la apertura de Machu Picchu y la Ruta N° 5 de la Red de Caminos Incas contemplado en la primera fase de reactivación”, indicó el funcionario.

DESCONTENTO EN MACHU PICCHU

Las bases sindicales de la coordinadora vecinal del distrito de Machu Picchu determinaron iniciar una medida de lucha desde mañana lunes, para exigir la suspensión de la reapertura de la ciudadela inca este 1 de julio debido a la falta de protocolos sanitarios ante el Covid-19 y la desatención de las necesidades urgentes de los pobladores de la zona.

Oscar Valencia, presidente del Frente de Defensa de los Intereses de Machu Picchu, afirmó que su distrito es uno de los pocos que no registra casos de coronavirus y, por ende, el riesgo de infección es mucho mayor si se permite la pronta llegada de turistas y visitantes, algunos de los cuales podrían eventualmente portar la enfermedad.

“Estamos con un riesgo mayor de infectarnos, la infección está en crecimiento, seguro que se va a dar un contagio porque no estamos preparados para recibir a visitantes si es que permitimos que abran el santuario de Machu Picchu”, expresó Valencia.

Por su parte, el alcalde distrital de Machu Picchu, Darwin Baca, respaldó la decisión de los gremios y dijo también que no están preparados para la llegada de visitantes a su jurisdicción, además de no contar con los recursos económicos para garantizar la atención de los servicios básicos de seguridad, limpieza y proyectos prioritarios para el sector.

“Existe alta probabilidad de que cualquier persona que venga, ya sea turista o no, pueda traer el virus. Hemos exigido a la entidad de salud que tenga un plan definido de contar con pruebas rápidas y moleculares para descartar el virus en la estación de Ollantaytambo; pero no hay respuesta. Lastimosamente, se pretende iniciar una actividad sin estar preparados desde el mismo Gobierno central. Apoyo la decisión de las bases porque conocen nuestra realidad y las necesidades que estamos pasando. Ahora no hay turismo, las obras están paralizadas, todo está paralizado, no tenemos liquidez, no hay dinero para estos proyectos de mejora de la oferta turística, dependemos del presupuesto que proviene del turismo, el próximo año será más crítico, porque no tendremos saldos de presupuesto para el 2021”, declaró el burgomaestre.

Los pobladores de Machu Picchu Pueblo también exigen al Gobierno central y regional la creación de un fondo de reactivación económica para atender las necesidades de los pequeños empresarios del sector, así como la aprobación de la Ley de congelamiento de pago de deudas e intereses por el lapso de 2 años y la aprobación de la modificatoria de la Ley 27510 para la reducción de los costos del tarifario de luz.

Adicionalmente, solicitan la implementación de un tren solo para turistas peruanos con tarifas promocionales y demandan a la Dirección Desconcentrada de Cultura del Cusco y al Sernamp el inicio de las obras dentro del santuario histórico, dando preferencia total a la mano de obra local. Exigen también la implementación completa de un centro de salud de primer nivel basado en la máxima seguridad sanitaria del turismo y la asignación al gobierno regional de un presupuesto especial para la reinvención y reactivación de la apertura del acceso amazónico a Machu Picchu.

LLAMADO A LA CALMA

Para el vicepresidente de la Asociación de Agencias de Turismo del Cusco, Edy Cuéllar, el petitorio de los pobladores de Machu Picchu es más que justo en vista de que el plan piloto para el retorno de turistas a la ciudadela inca está todavía en proyecto. Sin embargo, dijo que, si bien las puertas se van a abrir a partir del 1 de julio, no cree que ningún turista llegue en bastante tiempo.

Actualmente las operadoras de trenes, buses y demás transportistas que llevan visitantes a Machu Picchu aún no cuentan con permisos del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) para volver a operar como lo hacían antes. Tampoco se abrieron los aeropuertos locales ni internacionales, lo que demuestra que el flujo de turistas hacia la zona va a ser escaso o prácticamente nulo en una primera etapa.

“La reapertura de Machu Picchu es una estrategia comercial y de marketing más que otra cosa; es algo simbólico, que emite un mensaje al mundo, a fin de lograr que los turistas vuelvan a confiar en este destino y que lo visiten, pero esto se dará a mediano y largo plazo, no en este momento”, refirió el empresario.

Cabe señalar que, de acuerdo con el plan de reapertura anunciado por las autoridades de Cultura, Machu Picchu podrá recibir en un inicio un total de 675 visitantes diarios, divididos en grupos de hasta ocho personas y un máximo de 75 visitantes por hora; mientras que la Ruta 5 del Camino Inca tendrá un máximo de 120 visitantes por día, divididos también en grupos de hasta ocho personas.

Fuente Turiweb

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído