El presidente nacional del Partido Popular asegura que en materia de inmigración "no cabe la demagogia", pues "la izquierda no tiene el monopolio de los buenos sentimientos"

Pablo Casado dice que «no es posible que haya papeles para todos» y la izquierda pierde los suyos

Echenique y Colau, entre otros, se ponen de uñas y dientes de cara a la galería buenista: "¡La inmigración mejora el estado del bienestar!" "¡Europa se fundó para defender la vida!"

El PP no va a consentir ataques a policías y va a defender la cooperación en materia de seguridad y el apoyo sin complejos y sin fisuras a la Policía y a la Guardia Civil

Al fin un político español de relevancia se atreve a decir en voz alta lo que muchos callan por miedo a ser tachados de racistas, en esa especie de complejo que tienen no pocos ante la aparente verdad que vende como nadie la izquierda más rancia e hipócrita. Y es que las políticas buenistas, a la larga y mal que pese, están siempre abocadas al fracaso, sobre todo en lo que atañe al creciente problema migratorio que está poniendo a nuestro pais en un brete. (El vídeo de Carmena defendiendo a los «valientes» que saltan la valla pone negro al más pintado).

El presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, ha dado un significativo paso al frente este domingo 29 de julio de 2018 en Ávila, donde ha afirmado sin pelos en la lengua que

«no es posible que haya papeles para todos, no es posible que España pueda absorber millones de africanos que quieren venir a Europa». Y, como no es posible, tenemos que empezar a decirlo aunque sea políticamente incorrecto».

Echenique ha sido de los primeros en saltarle a la yugular, así como ‘Nada’ Colau:

Pero ni caso al podemita vende motos averiadas. Casado lo ha expresado tan ancho mientras visitaba la estatua levantada al abulense Adolfo Suárez, presidente del Gobierno durante la Transición.

En su opinión, en materia de inmigración «no cabe la demagogia», pues «la izquierda no tiene el monopolio de los buenos sentimientos». «A nosotros también nos desgarra ver estas imágenes, pero creo que tenemos que ser responsables y no ser populistas», ha dicho.

En este sentido, ha apuntado que desde el PP van a ser

«muy sinceros y muy responsables con esta cuestión, que a la gente le está preocupando, y es compatible hacerlo con seguridad pero, al mismo tiempo, con la solidaridad de la que siempre España ha hecho gala».

Asimismo, el dirigente popular ha defendido que el PP

«no va a consentir ataques a policías y va a defender «la cooperación en materia de seguridad y el apoyo sin complejos y sin fisuras a la Policía y a la Guardia Civil».

En cuanto a la lucha contra las mafias, ha insistido en que hay que apoyar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) y «darles las gracias» por defender las fronteras, los derechos y libertades de los españoles. En segundo lugar, ha expuesto que es necesaria la cooperación internacional entre el Frontex y las autoridades europeas de todos los países frente a este problema global. «Tenemos que proteger nuestras fronteras como país, pero también como frontera sur de Europa», añade.

En tercer lugar, Casado ha subrayado la necesidad de la cooperación y la solidaridad en origen, mediante planes para la formación y la empleabilidad, para que

«esa pobre gente no se vea abocada a echarse a una muerte segura al mar, sino que pueda tener ayuda, conquistar, tener un futuro mejor». De nada sirve decir que se van a retirar las concertinas o que se va a hacer una política de papeles para todos»,

ha criticado.

Giro a la «extrema derecha»

Las declaraciones del nuevo líder del PP han causado también malestar entre las entidades que trabajan en este ámbito. La Red Española de Inmigración considera que Pablo Casado, ha dado un «giro lepenista» en relación a la política francesa Marine Le Pen, y le ha comparado con la extrema derecha europea «de Italia o Hungría» después de que el líder popular afirmase que no «no es posible que haya papeles para todos».

«Las palabras de Casado confirman la alineación del Partido Popular español con la derecha extrema de Italia o Hungría, al intentar mandar un mensaje de miedo y estado de potencial sitio hacia la población, exactamente en la misma línea que el Ministro Salvini, que bajo una pretendida situación de invasión, busca fomentar la insolidaridad»,

declara la plataforma en un comunicado.

Los manteros subsaharianos corren a sillazos a la Policía

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído