PODEMOS

Pablo Fernández, gerente de Podemos: ¿Implicado hasta las trancas en la estafa de la asociación contra el cáncer infantil?

Pablo Fernández, gerente de Podemos: ¿Implicado hasta las trancas en la estafa de la asociación contra el cáncer infantil?
Pablo Fernández Alarcón RS

Una vez más los escándalos rodean a la formación morada, en la que cada vez quedan menos miembros fundadores, la consigna de Pablo debe ser, «Sólo puede quedra uno»..–Los negros augurios que se ciernen sobre Podemos: volverá a ser parte del inoperante Partido Comunista —

Roberto Pérez Rodríguez, cabecilla de la supuesta estafa de más de cinco millones de euros con la Liga contra el Cáncer Infantil (Licenci) quiso involucrar en la trama a un dirigente nacional de Podemos, a quien pagó un viaje a Perú.–Antonio Martín Beaumont: «¿Cuándo se jodió Podemos?»–

Según las escuchas telefónicas de la Policía, cuyo contenido publican este viernes Heraldo de Aragón y El Periódico de Aragón, Pérez Rodríguez se valió del actual gerente nacional de Podemos, Pablo Fernández Alarcón, para intentar crear en Perú un call center similar al de Zaragoza.

Pablo Fernández Alarcón, responsable de recursos humanos y gerente de Podemos, ha sido implicado en la supuesta estafa de la falsa asociación contra el cáncer infantil Linceci, que utilizaba las donaciones de miles de españoles para pagar los sueldos y los coches de alta gama de una trama criminal que ha estafado 5,5 millones de euros.

Roberto Pérez Rodríguez, el presunto cerebro de la estafa de Linceci, pagó un viaje a Perú al de Podemos con el objetivo de montar un ‘call center’ en el país iberoamericano, similar a uno que ya estaba instalado en Zaragoza. El proyecto no salió adelante y el ahora encausado se sintió estafado, según recoge okdiario.

La Policía ha intervenido varias conversaciones en las que el cabecilla del fraude se refiere a Fernández Alarcón como «el político de Podemos», debido a que no llega a recordar su nombre.

En una de ellas, muy cabreado, según ‘El Periódico de Aragón’, Pérez Rodríguez asegura: «Quiero que me devuelva el dinero de Jesús, o sea, del político del viaje porque se les va a caer el pelo cuando digamos que nos quisieron contratar para hacer un chantaje, o sea una extorsión con Podemos». «¿Sabes qué voy a hacer con esto? Le estoy dando vueltas y me estoy poniendo malo», señala el investigado antes de asegurar que va a poner todo en manos de su abogado para demandar a su amigo empresario y que va a llamar a la prensa para contarlo. «Quiero que me devuelva todo, si no voy a por el político a los medios de comunicación por que tú sabes cómo están ahora con el tema de la política, no?», apostilla.

Jesús A. M., empresario de Calatayud, es el nexo de unión entre el presunto cerebro de la estafa relacionada con el cáncer infantil y el alto cargo de Podemos. Fue él quien avisó a Pérez Rodríguez de que el negocio de montar un ‘call center’ en Perú con la ayuda del gerente de Podemos no iba salir adelante. Pérez Rodríguez se sintió estafado por haber pagado el viaje y la instancia en Perú a los dos para nada.

El gerente de Podemos admite que viajó a Perú junto a Jesús A. M. con los gastos del vuelo y del hotel ya pagados, pero asegura ignorar quién puso el dinero. Según su versión, Jesús A. M. le invitó al país sudamericano para que le hiciese de Cicerone dado que él ya había vivido durante un tiempo en Perú, y tenía el objetivo de montar un ‘call center’. Además, el podemita afirma que no conoce de nada al presunto cerebro de la trama del cáncer infantil.

Fernández Alarcón, afín a Pablo Iglesias y pareja de la vicepresidenta del Congreso, Gloria Elizo, es responsable de recursos humanos y gerente de la formación morada. Además, es miembro del Consejo Ciudadano Estatal y responsable de las áreas de Anticorrupción, Regeneración Democrática y Administración Pública.

Según las citadas fuentes, desde Podemos han reconocido que existió el viaje a Perú por parte de su gerente y responsable de recursos humanos. Lo justifican en que Fernández Alarcón vivió varios años en dicho país y que su labor fue la de «presentar a la gente a modo de cicerone».

Aseguran que lo hizo por amistad con el empresario Jesús A. M., que fue quien le invitó, y porque «era para una buena causa».

Según las conversaciones telefónicas, Fernández Alarcón habría contratado los servicios de su empresa para intentar montar un call center en Perú. Roberto Pérez mantiene que lo que se pretendía hacer a través de ese negocio era crear perfiles falsos para difamar a otros políticos o partidos en las redes sociales.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido