Julia Navarro – Escaño cero – Cuando se es un problema.


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

Las encuestas publicadas en los últimos días por distintos periódicos parecen coincidir en que el PP podría ganar las próximas elecciones pese a que su líder, Mariano Rajoy, no despierta entusiasmo entre los ciudadanos, ni siquiera entre sus votantes.

De manera que podemos concluir que si Rajoy puede ganar los próximos comicios no será porque ni él ni su partido despierten grandes esperanzas, sino porque los ciudadanos empiezan a estar hastiados de la manera de gobernar de José Luis Rodríguez Zapatero. Es más, en algunas de las encuestas publicadas se señala que Zapatero empieza a ser percibido como un problema y no como un político capaz de resolver los problemas de España.

La realidad es que Zapatero viene siendo un gobernante peculiar, muy doctrinario, que ha dividido a la sociedad española, que no suele tener en cuenta la opinión de los demás y que ha creado problemas y ha despertado otros.

Aún faltan dos años para que se celebren las elecciones generales y hasta entonces puede pasar de todo, pero es un síntoma que las encuesta coincidan en que el PP puede ganar y que Zapatero está perdiendo el favor de los ciudadanos, sobre todo de sus votantes.

Recientemente, José Blanco, vicesecretario general del PSOE, además de ministro de Fomento, aseguraba que Zapatero era el mejor cartel electoral para los socialistas. Es evidente que Blanco no puede decir otra cosa, pero también es verdad que el PSOE es poco menos que un solar después de estos años de gestión de Zapatero en los que fríamente ha ido descabezando cualquier indicio de oposición interna.

Ya digo que aún falta tiempo para las elecciones y por tanto para que en el PSOE hagan una reflexión sobre cuál será su mejor candidato, pero a pesar de la tendencia que en ocasiones manifiestan los políticos de no querer reconocer la realidad, las encuestas no dejan lugar a dudas: el presidente Zapatero empieza a ser percibido como un problema por los españoles en vez de por ser la solución a sus problemas. El dato es lo suficientemente revelador para que Zapatero y los suyos reflexionen y, sobre todo, hagan un ejercicio de humildad y empiecen a corregir algunas de sus políticas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído