Andrés Aberasturi – Estoy de acuerdo con usted.


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

Hasta donde pude oír -las columnas se tambalean frente al cierre cada vez más urgente de los periódicos- el debate de investidura de Rajoy en su primera jornada sólo me pareció esperanzador oyendo la réplica de Rubalcaba. Yo creo que es la primera vez en la que un aspirante a presidente y el líder -provisional- de la oposición dicen tantas veces «estoy de acuerdo con usted». ¿Significa eso algo? Realmente no, claro, porque se puede estar de acuerdo en el diagnóstico de los problemas y diferir absolutamente en su solución, pero hay dos cosas importantes: que la crisis ha hecho mella en el PSOE y que Rubalcaba no es Rodríguez Zapatero. Cayendo la que está cayendo, ni el futuro presidente ni el presunto líder de la oposición tienen la menor intención de pasara a La Historia como los protagonistas de la segunda transición o los impulsores globales de una más que discutible alianza de civilizaciones. Aquí y ahora de lo que se trata es mucho más cercano y brutal: crear empleo, que el crédito vuelva a existir y equilibrar el déficit porque al otro lado de esas tres realidades, está el abismo negro del desastre, la vuelta a la segunda división de un país que nunca debió llegar a estar tan cerca del descenso.

Y esto, se quiera o no, lo sabe Rubalcaba de una forma tan meridiana como lo desconocía Zapatero. Es así y por muy zorro que sea don Alfredo -dicho sea con todos los respetos- la realidad es terca, evidente y terrible. En tiempos de penuria no hay jugarretas política ni hábiles maniobras sino trabajar juntos en todo lo que se pueda y en lo que no -que naturalmente habrá acuerdos imposibles- enfrentarse desde la lealtad.

Aunque da mucho por debate por delante, mucho nombramiento de gobierno nuevo y muchos partidos que podrían sumarse o no a ese esfuerzo colectivo. Y naturalmente queda el peligro de la mayoría absoluta del PP y la permanente tentación de usar el botón del si matemático antes que la reunión y la flexibilidad con el resto de los grupos. El tiempo dará o quitara razones a quienes en la primera jornada se hartaron de decir «estoy de acuerdo con usted», una frase que, en esta España nuestra, no es de uso muy común.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído