CARTA AL DIRECTOR

Salvador Monzó Romero: «Cianco ejemplares»

Salvador Monzó Romero: "Cianco ejemplares"
Cristina Almeida LaSexta

Tan desagradable como el chasquido,

Cuando la pisas, de una cucaracha,

La voz de la Cristina Almeida, la chacha

De los Rojos, suena tal que un berrido;

Viniendo después de una mala racha,

Tener que oírla no tiene sentido

A todas horas, pues su voz empacha

Y daña la mente, además del oído.

 

2

Otro más que en las tertulias

Que a la Derecha caña

Le da, es el tal Maraña,

Quien, sin que sufra abulias,

Como tela de araña

Vil, extiende sus aviesos

Razonamientos cual besos

De Drácula, pues que bien

Se ve su tirria hasta en

La médula de los huesos.

 

3

A la Angélica Rubio

Hay que ubicarla entre los percebes:

Igual confunde el Diluvio

Con un día de sol… Y debes

Ver al Abominable Hombre de las Nieves,

 

Bañándose en la Fragua

De Vulcano y saliendo de ella tan fresco;

Claro que le falta un agua

A seso tan pintoresco,

Que cree un piropo lo que es cuesco;

*

Lo mismo que lo que la vale para un choto,

Para una cabra … ¡Está como una moto!.

 

4

 

Mental y físicamente, que el Escolar tiene

Alma y cuerpo, aunque sin hábito de fraile,

De un nuevo Torquemada, se ve a la legua;

De mente aviesa y aspecto adusto, le viene

La Derecha al pelo como pareja de baile

Para pisotearla con encono y sin tregua;

Añora que la España de hoy fuera, para su honor,

La de los Austrias, pues él sería … ¡El Inquisidor!.

 

5

 

La Elisa Beni, a esa

Ya no le puede pasar que cualquier día,

Ya sería el colmo, muesa

La dejen… Mejor le iría

Arrear el ganado en su dehesa,

Y menos con sus agallas de arpía,

*

Gesticular y echarse a los ojos

De quienes de sus gestos hacen sangría

Y de sus argumentos hacen despojos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído