Carmen Tomás

Por fin una muy buena semana en la Bolsa española

El IBEX 35 se ha revalorizado más de un 4 por ciento

Por fin una muy buena semana en la Bolsa española
Bolsa, Ibex, valores y acciones. PY

La bolsa española ha cerrado una buena semana. El IBEX se ha revalorizado más de un 4 por ciento con una generosa subida de los bancos y ha cerrado por encima de los 9.300 puntos.

La reunión del BCE ni quitó ni puso argumentos. El banco central insistió en que junio comenzará la compra de deuda corporativa, pero no anunció nada ni positivo ni negativo.

El gobierno español en funciones sí tomó decisiones. El cuadro macroeconómico enviado a Bruselas y presentado por De Guindos en el Congreso marca una reducción del crecimiento y un aumento del déficit público y del paro. En todo caso, no son cambios alarmantes.

Apenas unas décimas a pesar de que cada día hasta el 3 de mayo es más probable la celebración de nuevas elecciones generales. También Eurostat confirmaba que el déficit de las cuentas públicas ha cerrado 2015 en el 5,1 por ciento, lo que supone el mayor de la eurozona después de Grecia.

Las cifras arrojan inversiones a la espera y puestos de trabajo que podrían estar perdiéndose. No obstante, el ministro de Economía en funciones ha adelantado que la EPA del primer trimestre, que se publicará el jueves de esta semana, va a ser buena.

También la ministra de Empleo, Fátima Báñez en unas jornadas ha explicado que en los cuatro años de legislatura se han levantado más de 15.000 millones de fraude en empleos irregulares y más de 5.000 empresas ficticias.

Buenos datos para calmar los ánimos de los millones de contribuyentes que están en estos momentos realizando su declaración de la renta en medio de los escándalos de las empresas de Panamá y las cuentas en Suiza, sobre las que parece que Hacienda ha puesto de nuevo su lupa.

Va a ser esta una semana decisiva, al menos para la política. El Rey comienza el martes la ronda de contactos con los partidos políticos y parece que ya no queda tiempo para un pacto.

Para muchos este 2016 es un año perdido para las reformas sensatas, aunque también se ha evitado, si hubiera habido un gobierno de izquierdas, contrarreformas que sí podrían haber supuesto un retroceso para la economía española y un aumento del gasto público y del déficit que alertaría a las autoridades europeas y a los inversores internacionales.

Mejor un gobierno en funciones que un mal gobierno. Veremos si, tras las más que probables elecciones, se consigue formar un gobierno que afronte los cambios necesarios para alejar los fantasmas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído