No son bromas

El revanchismo perpétuo

El revanchismo perpétuo
Idioma, lengua, letras y palabras. PD

La izquierda española, de forma incomprensible, continúa erre que erre con su afán de mantener viva la contienda de 1936, intenta mantener una especie de guerra fría entre españoles partidarios de uno u otro bando. Se creen portadores de la legitimidad moral

Eliminadas ya, todas las referencias urbanas al anterior Jefe de Estado, ahora pretenden una purga del callejero de Madrid, a ver de quien son los nombres de las calles, no vaya a ser que quede alguna, con el nombre de alguien que tuviera ideas franquistas.

No se paran a pensar, o quizás sea por ello, que el franquismo, mal que pese a algunos, contaba con millones de adeptos y que Franco murió en la cama porque tenía un respaldo popular enorme.

No es políticamente correcto decirlo, pero así fue, y exceptuando un poquito al PCE, todos los demás partidos de izquierdas, o de derechas, nada o poquita cosa hicieron en aquella época, precisamente, porque nunca contaron con el apoyo popular suficiente, la gente no estaba interesada. ¿Eran, o son, delincuentes o malas personas, aquellos que apoyaban a Franco?

Ya está bien de hurgar en la historia buscando motivos de confrontación, los nombres de las calles son historia, y la historia la escriben, tanto reyes absolutistas, como dictadores o demócratas, se puede falsear, pero no se puede cambiar, por mucho que se cambien los azulejos en los que están grabados los nombres de las calles.

El franquismo duró casi cuarenta años, varias generaciones vivieron en el franquismo, algunos lo apoyaron, y otros simplemente se dedicaron a vivir su vida. Ahora vivimos en democracia y todos tienen derecho a tener sus ideas, ¿se va a quitar a alguien de una calle por sus ideas?

En democracia, las ideas no son delito, son un derecho, aunque se apoye al mismísimo rey de Corea del Norte.

Puestos así, convendría hacer un archivo, en el que se pusieran los nombres de todos aquellos que apoyan a los dictadores de nuestra época, los que apoyan a los Castro, por ejemplo, que por desgracia son legión.

De esta forma, si un día, alguien, por sus méritos, los propone para dar su nombre a una calle, con consultar el archivo, ya los descartamos de inmediato, y así evitaremos que nuestros hijos o nuestros nietos, los tengan que quitar el día de mañana.

Ya hemos quitado a Franco por ser un golpista, y está bien, hasta aquí podemos llegar, pero queda una calle en Madrid en honor a ese otro gran demócrata, que no supo resignarse a perder unas elecciones, e intentó un golpe de estado en 1934, y aunque fracasó, se derramo por su culpa, mucha sangre en Asturias y Cataluña.

Me refiero a Largo Caballero, ¿cuando lo vamos a quitar?, o es que desde la izquierda, si, se pueden dar golpes de estado?. Por no hablar de la Fundación Largo Caballero que UGT mantiene y que seguro que no es con el dinero de las cuotas.

Ya está bien de ignorantes vengadores, déjense de milongas y pónganse a hacer algo de provecho para los madrileños. Del suyo propio, seguro que ya se cuidan.

No es broma.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído