Robert Bales pide perdón por los brutales asesinatos

Cadena perpetua para el sargento que mató a 16 mujeres y niños afganos a sangre fría

Abandonó su base de Kandahar y se dirigió a dos pueblos para disparar y apuñalar a varias familias

Reconoce que disparó contra diez de las víctimas y posteriormente las quemó

Un jurado militar de Estados Unidos ha condenado este viernes 23 de agosto de  2013 al sargento Robert Bales -que reconoció haber disparado a 16 afganos a sangre fría en 2012- a cadena perpetua sin posibilidad de acceder en un futuro a la libertad condicional.

El sargento Bales pidió perdón por estos asesinatos, en su mayoría mujeres y niños, y los calificó como «un acto de cobardía», y admitió su culpabilidad en todos los cargos imputados, entre ellos 16 de asesinato premeditado, seis de intento de asesinato y siete de asalto, así como otros por alcohol y drogas.

ABANDONÓ SU BASE

La versión oficial del Ejército plantea que Bales, de 39 años, abandonó su base de Kandahar a primera hora de la mañana del 11 de marzo y se dirigió a dos pueblos para disparar y apuñalar a varias familias. Al menos nueve de los fallecidos eran niños. Bales reconoció que disparó contra diez de las víctimas y posteriormente las quemó, mientras que las otras seis únicamente las tiroteó.

Durante las vistas previas celebradas en noviembre, la fiscalía aseguró que el sargento Bales había actuado de forma deliberada y sugirió como móvil de su ataque una posible venganza. Uno de sus compañeros había perdido una pierna a consecuencia de un atentado con bomba.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído