Los científicos siguen buscando explicaciones a cómo distorsionan sus entornos incluso a decenas de años luz de distancia

Los ‘tsunamis’ que generan los agujeros negros durante el escape de gas

El misterioso entorno de los agujeros negros supermasivos puede albergar las estructuras similares a un tsunami más grandes del universo

Los 'tsunamis' que generan los agujeros negros durante el escape de gas
Los agujeros negros PD

Los agujeros negros pueden generar estructuras similares a un tsunami en las profundidades del espacio, a partir del gas que escapa de la atracción gravitacional de un agujero negro supermasivo.

De hecho, el misterioso entorno de los agujeros negros supermasivos puede albergar las estructuras similares a un tsunami más grandes del universo, de acuerdo con nuevas simulaciones por computadora.

«Lo que gobierna los fenómenos aquí en la Tierra son las leyes de la física que pueden explicar las cosas en el espacio exterior e incluso muy lejos del agujero negro», dijo Daniel Proga, astrofísico de la Universidad de Las Vegas, Nevada.

Los agujeros negros son misteriosos por sí mismos. Pero para los astrofísicos teóricos como Proga, un rompecabezas mayor es resolver las ecuaciones matemáticas que describen cómo los agujeros negros distorsionan sus entornos incluso a decenas de años luz de distancia.

Cuando un agujero negro con una masa superior a un millón de soles se alimenta de material de un disco circundante en el centro de una galaxia, el sistema se denomina «núcleo galáctico activo».

Los núcleos galácticos activos también pueden tener chorros relativistas en sus polos y una gruesa capa de material que bloquea nuestra vista de la actividad central. Pero el plasma que circula por encima del disco, lo suficientemente lejos para que no caiga en el agujero negro, brilla increíblemente en los rayos X, tan brillante que los astrónomos han podido catalogar más de un millón de estos objetos.

Los fuertes vientos, al menos en parte impulsados por esta radiación, salen de esta región central en lo que se llama un «flujo de salida».

Los investigadores quieren comprender las complicadas interacciones del gas con los rayos X, y no solo cerca del horizonte de eventos, donde se producen esos rayos X. Los efectos de estos rayos X centrales pueden ser importantes hasta decenas de años luz del agujero negro. Además de lanzar flujos de salida, la irradiación de rayos X puede explicar la presencia de varias poblaciones de regiones más densas llamadas nubes.

El año pasado, Proga y sus colegas publicaron simulaciones que muestran que se pueden producir nubes más distantes dentro de un flujo de salida.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído