Universos paralelos: levantarse y seguir

Sí, hay otros mundos, otras vibraciones, y están aquí, en esta magnífica obra

Universos paralelos: levantarse y seguir
Los universos paralelos - Teatro Español

Y es que abre la temporada del Teatro Español de la mejor manera posible. Nos reconcilia con su nueva directora Carme Portaceli, cuya programación la temporada pasada fue escorada, nos renconcilia con el teatro de actualidad que tantos disgustos proporciona, y nos reconcilia con el género de la comedia de jóvenos urbanitas, porque no todos son tan simplones como los que aparecen a menudo en enuestros escenarios.

David Serrano de la Peña debe ser incorporado al grupo de directores y adaptadores más destacados en nuestra escena, pues sus tres buenas presencias en la temporada pasada son ahora mejoradas con esta pieza. Tiene olfato para encontrar buenos textos y los va a buscar al mundo teatral angloamericano, probablemente porque aquí no se encuentran fácilmente. Se explica tan bien que nos ahorra palabras sobre el autor y la obra: ‘David Lindsay-Abaire es uno de los dramaturgos más interesantes surgidos en los últimos veinte años y cada uno de sus estrenos es esperado en Estados Unidos con muchísima expectación. Sus obras nos hablan de gente normal, personajes que parecen salidos directamente de un documental sobre la clase media y en los que podemos reconocer con absoluta facilidad rasgos de nuestros amigos, familiares e incluso de nosotros mismos. Sus historias nacen casi siempre de conflictos cotidianos y, a menudo, tratan sobre situaciones difíciles cuando no directamente dolorosas.
‘Pero David Lindsay -continúa- no parece tener ninguna afinidad por las tragedias ni por los melodramas y huye de ambos cada vez que se sienta a escribir. Todas sus funciones, incluso las que parten de una situación más dura como Los universos paralelos, están impregnadas de muchísimo humor y en sus finales encontramos una puerta abierta a la esperanza que invita a los seres humanos a seguir adelante hasta en los momentos más desoladores. De toda su brillante producción, él mismo y la crítica especializada han señalado a Los universos paralelos como su obra maestra. Es éste, quizá, el texto en el que mejor ha conseguido esa mezcla tan personal de comedia y drama que encontramos en todas sus obras y en el que sus siempre brillantes diálogos han alcanzado las cotas más altas de calidad. La función se estrenó en Broadway en 2006 y obtuvo el Premio Pulitzer de Teatro en el 2007.  Tuvo también varias nominaciones a los Premios Tony, incluido el de Mejor Obra, y Cynthia Nixon ganó el Tony a la Mejor Actriz. Igualmente, los montajes de la función estrenados por todo el mundo han cosechado muchísimo éxito. Y ahora, por fin, Los universos paralelos  llega a nuestro país’.

Pues eso: Patricia y Alberto, un matrimonio acomodado, intentan reconducir su vida tras la muerte de su hijo de 4 años. Hace tan solo ocho meses eran una familia feliz; ahora se encuentran inmersos en un laberinto de recuerdos, añoranzas y culpabilidades del que les resulta casi imposible salir. La madre y la hermana de Patricia aportan conflictos suplementarios pero al final serán de ayuda. Y el chaval de 18 años que lo atropelló querrá que le perdonen para perdonarse él mismo. ‘He leído muy pocos textos en mi vida que me hayan tocado tanto como éste. Y nunca, en todas las funciones que he tenido entre manos, me he sentido más cercano a sus personajes y a lo que cuenta la obra, esta pequeña, sencilla y hermosísima historia que anima a los seres humanos a no quedarse enganchados al dolor y a seguir luchando, incluso en las situaciones más adversas, para tener una vida razonablemente feliz’.

Con este objetivo tan bondadoso y honesto, tan empático y compasivo (y no frecuente en los autores de su generación) realiza un montaje sobresaliente, en un escenario realista con corte vertical a un chalé de dos plantas, con esa iluminación resplandenciente que avisa de que vamos a ver algo bueno, con ambientación y vestuario medidos, con todos esos pequeños detalles que marcan al trabajo bien hecho. Buena adaptación, aunque la anécdota española incorporada merecería algunas líneas más, y buena traducción, aunque se abuse un poco de la expresión coloquial -‘¡A ver!’- que debería erradicarse de los escenarios y hasta del día a día.

La dirección actoral es soberbia y consigue del elenco un fluir armonioso, un discurrir equilibrado en escena, un tono general adecuado y un discurrir por los sentimientos con ese comedimiento imprescindible para resultar creíble. Podríamos dar un sobresaliente general si a Belén Cuesta no costara entenderla con alguna frecuencia, si el tono adecuado de Itzan Escamilla cuando lee su carta sonara más espontáneo, si madre e hija no equivocan en algunos objetos la caja de guardar con la de tirar. Tonterías sin importancia. Malena Alterio está sencillamente impecable y demuestra lo mucho que vale. Carmen Balagué y Belén Cuesta bordan a la madre plasta y a la hija rebelde. Daniel Grao resuelve con éxito ese difícil papel de marido hipercomprensivo que quizás no existe y lo redondea con accesos de furia más normales. Itzan está asombroso en sus gestos en la visita a Patricia. Son todos buena gente, abusan del taco ‘gilipoyas’ pero son gente corriente y no esos esperpentos disfuncionales que abundan en la tele y abundan en nuestras calles y no se sabe donde comenzaron a abundar primero.

Para los que quieran saber más, a David Serrano le vimos dirigir la temporada pasada ‘Lluvia constante’ (ver reseña) y ‘Cartas de amor? (ver reseña), así como su versión de ‘Tierra del fuego (ver reseña).

El estreno de ayer fue el acto social de costumbre, pero los jijís y los jajás no afectaron a la excepcional velada. Un espectáculo que estará sin duda entre lo mejor de la temporada, un montaje redondo, una pieza de las que siembran buenos sentimientos (o dan buen rollo, si prefieren). Gracias por ello.

Aproximación al espectáculo (del 1 al 10)
Interés, 9
Versión, 8
Dirección, 9
Interpretación, 9
Escenografía, 8
Producción, 9
Programa de mano, 6
Documentación a los medios, 6

Teatro Español – Sala Principal
Los universos paralelos
de David Lindsay-Abaire
Del 20 de septiembre al 15 de octubre de 2017

Versión y dirección
    David Serrano
Intérpretes
    Malena Alterio – Patricia
    Daniel Grao – Alberto
    Carmen Balagué – Lola
    Belén Cuesta – Lucía
    Itzan Escamilla – David
Equipo
    Diseño de Escenografía y Vestuario: Elisa Sanz
    Diseño de Iluminación: Juan Gómez Cornejo
    Ayudante de Dirección: Maite Pérez Astorga
    Ayudante de Escenografía y vestuario: Paula Castellanos
    Espacio Sonoro: Federico Solá
    Traducción: Cristina de la Peña
    Casting: Rosa Estévez
    Comunicación: María Díaz
    Community Manager: Alvaro Vicente
    Fotografías y Diseño gráfico: Javier Naval
    Fotografías de función: Elena C. Graiño
    Producción Ejecutiva: Lola Graiño
    Dirección de Producción: Ana Jelin
    Una Coproducción de: Producciones Abu, Milonga Proucciones, Cuatro Pelucas,Tinnitus, JGR, GM Teatros, Verteatro.
    Distribución: Producciones Teatrales Contemporáneas, S.L.
  
Horario
    De martes a sábado 20h. Domingos 19h.
Precio
    Entradas de 5 a 22€. Espectáculo incluido en abono de temporada
Duración
    1 hora 45 minutos (sin intermedio).

Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído