PPC y el ISP debaten sobre la Evangelii Gaudium

José Luis Segovia: «La Iglesia debe ser objetiva pero no neutral»

"Optamos por callarnos porque no sabemos, pero hay que poner voz a los sin voz"

José Luis Segovia: "La Iglesia debe ser objetiva pero no neutral"
Conversaciones PPC

Antonio Ávila desveló las concreciones de la reforma que se basan en la teología a través del amor del Dios misericordioso, en una moral sin moralizar, en la forma de ser y vivir la Iglesia de forma plural y en armonía

(PPC).- La Iglesia debe ser objetiva pero no neutral y promocionar la coherencia colectiva, según ha explicado hoy José Luis Segovia, licenciado en Derecho y director del equipo coordinador del departamento de Pastoral Penitenciaria de la Conferencia Espiscopal, durante la jornada de reflexión y debate sobre la Evangelii Gaudium y los desafíos pastorales para la Iglesia española hoy celebrada en Madrid. 

Bajo el nombre «Conversaciones PPC», la editorial PPC ha organizado, en colaboración con el Instituto Superior de Pastoral, un encuentro en el que se pretende abrir foros de encuentro y diálogo con distintos sectores de la sociedad, fomentando el diálogo fe-cultura y todas aquellas iniciativas que tengan que ver con la apertura a los cambios que nos vienen desde la misma Iglesia.

Segovia ha centrado su intervención en torno a tres desafíos de la Iglesia: el primero, dejarnos afectar por la crisis y sus víctimas a través de la impotencia compartida y la capacidad de ponernos «a tiro del dolor». En este sentido, ha recordado las palabras del papa Francisco: «Nos hemos olvidado de llorar»; y apostó por introducir importantes modificaciones como saber escuchar y que los despachos de acogida de Cáritas se conviertan en espacios de acogida y dignificación: «Tenemos que sustituir las mesas por las camillas«.

En cuanto al segundo desafío, José Luis Segovia destacó la necesidad de llevar a cabo una lectura teologal: «Optamos por callarnos porque no sabemos, pero hay que poner voz a los sin voz«. Y en tercer lugar, ha invitado a trabajar por la credibilidad de la Iglesia con un discurso coherente y «renunciando a ciertos derechos y privilegios en el caso de que sea necesario». Según Segovia, el Papa ha recuperado «la coherencia entre los hechos y las palabras» a través del lenguaje.

En el libro ‘La alegría del Evangelio. Claves y propuestas para la comunidad evangelizadora’, PPC ofrece el texto completo de la Evangelii gaudium, primera exhortación apostólica del Papa Francisco que traza la hoja de ruta de la nueva primavera que quiere para la Iglesia. Para Segovia, lo novedoso de este texto no es su contenido sino su autor: «Esta obra tiene un plus que es la personalidad del Papa, alguien que viene del sur para instalarse en el corazón del norte«.

Por último, Segovia alabó la manera apasionada con la que el Papa convoca a volver a lo esencial: «Esta apuesta se trasmite en la necesidad de abrirnos al mundo, de traspasar los muros de la iglesia, sin dejar de lado la crítica».

Durante la jornada de la mañana, Pedro Miguel García, director de PPC en España, explicó que las reflexiones de los expertos son más que nunca necesarias en tiempos de crisis e hizo referencia al 60 aniversario que cumplirá la editorial el próximo año marcando sus objetivos: «Queremos recuperar espacios en la cultura a través de un diálogo moderno sin olvidar la esencia cristiana, y por eso nos ha parecido adecuado dedicar estas jornadas al Evangelii gaudium y al primer año de pontificado del papa Francisco «.

En esta línea, Luis Fernando Crespo, presidente de SM, destacó la importancia de este tipo de encuentros: «Amamos este momento de diálogo para enriquecernos, crecer juntos y abordar los desafíos eclesiales que nos inquietan, preocupan e ilusionan».

Por su parte, Antonio Ávila, licenciado en Psicología y doctor en Teología Catequética, comenzó su intervención aclarando que «la aportación del papa Benedicto a la reforma fue su dimisión» y destacó la reaparición del término «reforma de la Iglesia» en un documento oficial como es el Evangelii gaudium.

Para Ávila, la reforma «no se circunscribe al ámbito de la conversión personal, ni son solamente cambios organizativos ni cambios cosméticos», sino cambios en las estructuras de la Iglesia. Según afirma, las pautas que orientan y animan a la reforma son «hacer normal en la Iglesia lo que es normal en la calle», y tener en cuenta los siguientes principios: la alegría del Evangelio, el Dios de la misericordia, la primacía y conversión pastoral y la recuperación del Concilio Vaticano II.

Además, Antonio Ávila desveló las concreciones de la reforma que se basan en la teología a través del amor del Dios misericordioso, en una moral sin moralizar, en la forma de ser y vivir la Iglesia de forma plural y en armonía; y por último, en la forma de entender y vivir los ministerios en estado de permanente misión.

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído