Críticas a la ausencia de Sánchez y de Iglesias en el funeral por los 46.000 muertos por coronavirus: "¿Dónde está el marqués?"

La emocionante entrada del Rey en el funeral de la Almudena con el himno de España y gritos de ‘Gobierno asesino’ y ‘justicia para los muertos’ a la salida

La cara y la cruz. A falta de diez minutos para el inicio de la ceremonia, el enojo de los ciudadanos arremolinados con mascarillas en el entono de la madrileña catedral de la Almudena se ha convertido en júbilo cuando ha aparecido el coche en el que viajaba la familia real. De él han bajado Felipe VI, Letizia, la Princesa de Asturias Leonor y la infanta Sofía. Todos han sido recibidos con aplausos y gritos de «viva el Rey».

La entrada ha sido emocionante. A los acordes del Himno Nacional, los Reyes de España han avanzado hasta el altar.

Felipe VI, la Reina Letizia y las Infantas han cruzado el pasillo central de la catedral de la Almudena en Madrid con el Himno de España de fondo.

Interpretado con los órganos del templo de la capital, los compases de la Marcha de Granaderos han acompañado el paso de una Familia Real

La salida, también muy sobria, ha estado punteada por la voz de una mujer del público que ha gritado con fuerza: «Gobierno asesino» y «justicia para los muertos»

El presidente de la Conferencia Episcopal Española y Arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, que no se digno a celebrar un sólo funeral en los momentos más duros de la pandemia, ha dirigido unas palabras a los presentes en la Santa Misa en homenaje a las víctimas del COVID-19 convocada por la Comisión Ejecutiva de la CEE este 6 de julio, fecha en la que se reunía la Comisión Permanente.

  • “La Iglesia que peregrina en España hace suyo el dolor, el sufrimiento de los familiares de los difuntos y quiere, a través de la Comisión Permanente, pedir al Dios y Padre de la misericordia, por todos los fallecidos, no sólo por el coronavirus sino también por los que han fallecido por otras causas y que, durante el tiempo de confinamiento, no han podido recibir la despedida merecida”.
  • “Es el signo sencillo y palpable de la cercanía de Dios. Damos gracias porque hay en nuestra sociedad una gran reserva de humanidad y de caridad, de acción solidaria”.

LA CEREMONIA Y LOS CABREADOS

Un centenar de familiares de fallecidos han estado presentas durante la Santa Misa.

La Vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Díaz Ayuso, el alcalde de Madrid, Martínez-Almeida o el presidente del PP, Pablo Casado, están ya en las puertas de la catedral esperando la llegada de la Familia Real.

Además, la bandera de España con el crespón negro presidía el exterior de la Catedral de la Almudena, donde la ciudadanñia no se ha recatado a la hora de mostrar su enfado con el Gobierno PSOE-Podemos.

El primer homenaje a las víctimas del coronavirus ha transcurrido marcado por las ausencias: la de quienes, sin haber sido advertidos de que era necesaria una invitación, se han quedado fuera de la ceremonia y la de los miembros del Gobierno socialcomunista que, por distintos motivos, han decidido no acudir a la cita.

La indignación a las puertas de la Catedral de la Almudena, bajo un sol de justicia, era enorme.

«¿Dónde está Pedro Sánchez?», gritaba uno de los presentes cuando los obispos llegaban a la Almudena en autobús:

«¿Y el marqués? ¿Dónde está Pablo Iglesias?».

– ¿No viene?

– No. Y yo que quería verlo…

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído