El cardenal preside un funeral católico por las víctimas de Germanwings

Sistach: «El dolor nos hace más hermanos los unos de los otros»

Representantes musulmanes, evangélicos y judíos dirigieron su consuelo a las víctimas

Sistach: "El dolor nos hace más hermanos los unos de los otros"

(Jesús Bastante).- Más allá de la polémica por la celebración de un funeral de Estado católico, la misa celebrada esta tarde en la basílica de la Sagrada Familia por las víctimas del accidente aéreo de Germanwings estuvo marcada por la emoción y el sentimiento. Tras la llegada de los Reyes, el presidente del Gobierno y el presidente de la Generalitat, familiares de víctimas y alumnos del colegio alemán donde estudiaban varios de los fallecidos dejaron junto al altar 150 velas encendidas.

La ceremonia estuvo presidida por el cardenal Sistach, quien estuvo acompañado por los obispos Saiz Meneses, Taltavull y Pardo, entre otros. En el acto estuvieron presentes representantes de las comunidades evangélica, judía y musulmana, quienes al término de la misa dirigieron su consuelo y oraciones a familiares y amigos. Unos 600 familiares de 52 víctimas estuvieron presentes en el magnífico templo diseñado por el genio de Gaudí.

Tras la lectura del Evangelio en griego, el cardenal de Barcelona manifestó en su homilía (en catalán y castellano) que «todos deseamos encontrar en la plegaria el consuelo y la paz que Dios nos puede dar en estos momentos de sufrimiento, de manera muy especial a vosotros queridos familiares.» Sistach también tuvo palabras para «las víctimas y los heridos del terremoto del Nepal y por las víctimas de las pateras en el Mediterráneo».

También ha expresado la voluntad «de acompañar a los familiares cordialmente todos los que participamos en esta celebración religiosa, los Reyes de España, las primeras autoridades del Estado español y de la Generalitat de Catalunya, las otras autoridades y representantes de Alemania, Francia y de las distintas religiones, y los alumnos del Instituto de Llinars del Vallés.»

Los Reyes de España han encabezado la representación de jefes de Estado y autoridades civiles, entre las cuales el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, y el presidente del gobierno de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, que han asistido en una celebración religiosa que ha contado con 1.200 personas entre el público, la mayoría de ellas familiares y amigos de las víctimas del vuelo Barcelona-Düsseldorf.

«El dolor nos hace más hermanos a los unos de los otros», dijo Sistach al término de la celebración, tras las intervenciones de los representantes evangélicos, judíos y musulmanes, que se han emocionado recordando a los fallecidos. También los familiares, a quienes se ha visto entre lágrimas en diversos momentos de la ceremonia.

Tras la misma, los Reyes se han detenido durante varios minutos para tratar de acompañar en el dolor a los familiares de los que murieron en la tragedia del avión de Germanwings y en cuyo recuerdo siguen encendidas 150 velas a los pies del altar de la Sagrada Familia. En un, pese a la polémica, emotivo funeral, ¿de Estado?

 

 

 

Ésta es la homilía del cardenal Sistach:

Nos hemos reunido, queridos hermanos y hermanas, en esta Basílica de la Sagrada Familia para rezar por nuestros queridos difuntos víctimas del trágico accidente de aviación de aquel reciente doloroso 24 de marzo. Nuestra celebración religiosa con representantes de diversas confesiones religiosas quiere expresar nuestro afecto a las víctimas y a sus familiares.

Llevamos en nuestro corazón -de una manera muy especial sus familiares y amigos- el dolor por la muerte de estos queridos hermanos. Todos deseamos encontrar en la plegaria el consuelo y la paz que Dios nos puede dar en estos momentos de sufrimiento, de manera muy especial a vosotros queridos familiares.

Les acompañamos cordialmente todos los que participamos en esta celebración religiosa, los Reyes de España, las primeras autoridades del Estado español y de la Generalitat de Catalunya, las otras autoridades y representantes de Alemania, Francia y de las distintas religiones, y los alumnos del Instituto de Llinars del Vallés. El Papa Francisco se hizo cercano a los familiares con su pésame el mismo día del accidente. Todos llevamos en nuestro corazón el dolor y la plegaria por las víctimas y los heridos del terremoto del Nepal y por las víctimas de las pateras en el Mediterráneo.

El mensaje que ofrece San Pablo llena los corazones de consuelo y de esperanza: «Ninguno de nosotros vive para sí mismo y ninguno muere para sí mismo. Si vivimos, vivimos para el Señor; si morimos, morimos para el Señor; en la vida y en la muerte somos del Señor». Siempre estamos en las manos paternales de Dios que nos ha dado a su Hijo y que por amor a la humanidad murió en el Calvario.

El Génesis nos dice que hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, y él que es eterno ha puesto en nosotros la semilla de la eternidad. Así, el Concilio Vaticano II nos dice que «el hombre juzga certeramente por instinto de su corazón cuando aborrece y rechaza la ruina total y la desaparición definitiva de su persona. La semilla de eternidad que el hombre lleva en sí, al ser irreductible a la sola materia, se rebela contra la muerte» (GS 18).

Queridos hermanos y hermanas, Dios nos ha creado para vivir eternamente y para poseer en él la felicidad eterna. Por esto, pedimos para que Dios misericordioso haya acogido a nuestros hermanos, gocen de esta felicidad e intercedan por nosotros que aún peregrinamos por este mundo.

 

 

Celebramos el tiempo pascual con la alegría de la resurrección de Cristo. San Pablo nos ha dicho que «para esto murió y resucitó Cristo: para ser Señor de vivos y muertos». Participamos de la resurrección del Señor y ésta es nuestra esperanza ante la muerte de nuestras familiares y pensando también en nuestra propia muerte. Cristo con su muerte y su resurrección nos ha liberado de la muerte definitiva y nos llama a compartir su misma vida.

La muerte violenta y repentina de nuestros queridos hermanos podría como paralizar la vida de quienes les aman muchísimo. Sin embargo, el mensaje paulino que hemos escuchado nos ha de dar coraje para vivir para el Señor y para los hermanos, para amar a Dios y amar a los hermanos, esperando con la ayuda y la misericordia del Señor encontrarnos un día con ellos en la Jerusalén celestial. El libro del Apocalipsis nos dice que en la Jerusalén celestial «Dios enjugará todas las lágrimas de sus ojos, y no existirá más la muerte, ni duelo, ni gritos, ni penas. Las cosas de antes han pasado».

Hemos escuchado el texto evangélico de las Bienaventuranzas. Jesús se solidariza con los pobres, con los que están de duelo, con los humildes, con los que tienen hambre y sed de justicia, con los compasivos, con los limpios de corazón, con los pacíficos y los pacificadores, con los perseguidos por el hecho de ser justos…

El Señor Jesús les dice que son felices porque para todos ellos quiere el reino de los cielos. Dios es compasivo, clemente y misericordioso. Y el Papa Francisco nos ha dicho que Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. Misericordia es quizás la palabra más frecuente en el vocabulario del Papa Francisco.

Todos tenemos siempre necesidad de contemplar el misterio de la misericordia divina que es fuente de alegría, de serenidad y de paz. Misericordia es el acto supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia es la norma fundamental que habita en el corazón de cada persona, cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia es la vía que une a Dios y al hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amado, no obstante el límite de nuestro pecado y de nuestra muerte. A la misericordia del Padre confiamos las víctimas y también a sus familias y amigos que sufren esta separación.

Hoy celebramos la fiesta de la Mare de Déu de Montserrat, patrona de Cataluña. Hemos de mirar a María, como Madre de Misericordia. La dulzura de su mirada maternal nos acompaña siempre. María ha conocido la profundidad del dolor humano, ella que estuvo al pie de la cruz de su Hijo amado.

A ella dirigimos la antigua y actual oración de la Salve Regina, para que hoy y siempre María gire hacia nosotros sus ojos «tan misericordiosos, y después de este destierro nos muestre a Jesús, fruto bendito de su santo vientre».

A ella confiamos especialmente nuestros hermanos que murieron en aquel vuelo aéreo que terminó en los Alpes franceses y le pedimos que sea realidad lo que el poeta Jacint Verdaguer pedía a la Mare de Déu de Montserrat en su Virolai:

«Guieu-nos cap al cel».

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído