CRISTIANOS PERSEGUIDOS

Mueren seis personas en el ataque a una iglesia en Burkina Faso

Mueren seis personas en el ataque a una iglesia en Burkina Faso
Las fuerzas de seguridad de Burkina Faso. EP

La situación de los cristianos en el continente africano se está degradado, debido a los ataques y secuestros de diferentes grupos yihadistas (Terroristas islámicos asesinan a un viejo misionero español en Burkina Faso).

Al menos seis personas murieron en un ataque de un grupo de hombres armados cometido en una iglesia de la localidad de Silgadji, en la región del Sahel del norte de Burkina Faso.

El ataque se produjo en la mañana del domingo 28 de abril de 2019, poco después de oficiarse el servicio religioso, cuando individuos armados irrumpieron en el templo y abrieron fuego contra las personas allí congregadas.

Aunque el ataque aún no ha sido reivindicado, la consultoría de riesgos Menastream señaló que los responsables podría ser «presuntos militantes del Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes o el Estado Islámico en el Gran Sáhara», dos de los grupos que operan en la región.

Es la primera vez que una iglesia es atacada en Burkina Faso, desde que comenzaron los ataques yihadistas en este país de África occidental a principios de 2015.

El pasado 17 de marzo, un sacerdote de la diócesis católica de Fada, ciudad de la región Este del país, fue secuestrado tras una misa celebrada en la ciudad de Bottogui, en el norte de Burkina Faso, y fue encontrado muerto el 27 de abril a unos 180 kilómetros, en un pueblo cercano a Essakane, también en el norte.

Además, en los últimos días se han producido varios ataques, que también podrían tener relación con el crecimiento de la influencia de los grupos yihadistas en el país.

El pasado viernes, cinco profesores -colectivo amenazado por los yihadistas para que dejen de impartir educación «occidental»- fueron asesinados en Maytagou, localidad situada en la región del centro-este.

Y la madrugada del domingo, individuos armados atacaron el pueblo de Noaka, también en la región del centro-norte, quemaron restaurantes, cuatro vehículos e incendiaron la escuela.

Burkina Faso sufre ataques yihadistas recurrentes desde abril de 2015, cuando miembros de un grupo afiliado a Al Qaeda secuestraron a un guardia de seguridad rumano en una mina de manganeso Tambao, al norte del país, y que aún sigue desaparecido.

Desde entonces, el número de ataques, que se atribuyen al grupo local, Ansarul Islam; a la coalición yihadista del Sahel, el Grupo de Apoyo al Islam y los musulmanes (GSIM), y al Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS), ha ido aumentando de forma exponencial.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído