Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Tragedia ferroviaria en Galicia (III): de Angrois a Sálvora (pasando por Bretigny)

La tragedia ferroviaria que ha sacudido a Santiago de Compostela el 24 de julio, ha permitido también ver la luz de la generosidad. Los vecinos del lugar más próximo al accidente, llamado Angrois, demostraron un comportamiento digno de encomio para atender a las víctimas. Me llama la atención, sin embargo, que al hablar de este ejemplo de generosidad, nadie haya recordado el ejemplo heroico que se produjo en la isla de Sálvora, también en Galicia en 1921.Es quizá el momento de recordarlo. Un comportamiento que contrasta, cosa que tampoco ha dicho nadie, con el de los vecinos de Bretigny en el accidente que ha habido allí, dato que tampoco ha dado nadie

I. LA GENEROSIDAD DEL PUEBLO DE ANGROIS
El dolor provocado por la tragedia ferroviaria en Angrois ha podido ser, en cierta medida, compensada con la satisfacción y el orgullo de ver el comportamiento ejemplar de los vecinos de ese lugar que no dudaron en movilizarse, sin que ninguna autoridad se lo pidiera o exigiera, para salvar a las víctimas de la tragedia dando todo lo que tenían.

Las autoridades y ciertos voceros públicos, además de los políticos locales, no han ahorrado (merecidos) elogios para estos vecinos. Me sumo a ellos.

Pero me ha llamado la atención que nadie (o al menos, yo no lo he leído) a la hora de ensalzar el admirable comportamiento de estos vecinos, haya recordado a las heroínas de Sálvora. NI siquiera los políticos gallegos que se llenan la boca hablando de «comunidad» o hasta «nacionalidad» «histórica». Quizás porque, como se acaba de ver, no conocen bien la historia (incluso la más reciente) de Galicia.

II. LAS HEROÍNAS DE SÁLVORA
Sálvora es una bella isla, cercana al municipio del Grove, que forma parte del Parque Nacional marítimo-terrestre de las «Islas Atlánticas», compuesto por cuatro conjuntos de islas: las islas Cíes (enfrente de Bayona y de la ría de Vigo), la isla de Ons (en la boca de la ría de Pontevedra), la isla de Sálvora (a la salida de la ría de Arosa) y la isla de Cortegada (en el interior de la ría de Arosa).
Hoy en día la isla de Sálvora está deshabitada, aunque se puede visitar la aldea (en ruinas), el faro y ver el llamado «pazo». Pero antes estuvo poblada. Y así lo fue en la noche del 2 de enero de 1921 en la que se produjo la tragedia. Aquella noche, el vapor-correo «Santa Isabel» cruzó cerca de unas rocas que emergían y naufragó. El naufragio fue muy rápido y no hubo tiempo ni de comunicar la posición a otros barcos. Sólo el faro, instalado unos meses antes, detectó el naufragio y pudo dar aviso a los escasos vecinos. Si la isla, de por sí, tenía escasos vecinos, en ese momento, debido a las fiestas de Navidad, tenía aún menos pues algunos (los hombres, sobre todo) habían ido a tierra firme de celebración a las tabernas. En la isla quedaron tres mujeres, Josefa Parada, Cipriana Oujo y María Fernández Oujo.

Estas tres mujeres salieron, en medio de la tempestad, con pequeños botes, jugándose (no metafóricamente) la vida para salvar a los náufragos. Murieron 213 personas, pero gracias a estas heroínas, 56 se salvaron.
Las heroínas de Sálvora recibieron varias condecoraciones por su comportamiento ejemplar.

III. EL CONTRASTE: ACCIDENTE EN BRETIGNY (FRANCIA) Y PILLAJE A LAS VÍCTIMAS
Unos días antes de la catástrofe en Santiago, en Francia se produjo un accidente de tren en Bretigny-sur-Orge (Francia). El balance ha sido de seis muertos. La localidad de Bretigny está en los suburbios del sur de París y está ocupada por muchos emigrantes de origen marroquí.
Cuando se produjo el accidente, la población de la zona se acercó al lugar del accidente pero no para ayudar. Se ha confirmado que se produjeron varios robos a las víctimas y que se apedreó a los bomberos que se acercaron a socorrer a las víctimas. Además, por supuesto, de La situación ha sido tan escandalosa que un dirigente del Frente Nacional envió un «twitter» que ha provocado un enorme revuelo: «¿no hacen el Ramadaán estos ladrones de Bretigny?».

IV. DE LAS PALABRAS DE AGRADECIMIENTO A LOS ACTOS DE RECONOCIMIENTO
La heroica labor de las tres mujeres de Sálvora recibió palabras de agradecimiento, pero también actos de reconocimiento. Fueron varias las condecoraciones y distinciones que recibieron. Quizás incluso se podría decir que merecían aún más de las que recibieron. Y es triste ver que, con ocasión de esta tragedia, ninguno de los políticos gallegos se ha acordado de ellas: ¡lamentable!
Ahora acabamos de asistir a la tragedia de Angrois. 78 muertos. Muchos de los supervivientes viven gracias a la generosidad de los vecinos de Angrois.
Además de realizar una investigación rigurosa y exhaustiva sobre la tragedia, parece que sería prudente que el Gobierno de España, el gobierno regional gallego y el gobierno municipal de Santiago pasaran de las palabras de agradecimiento a los actos de reconocimiento. Creo yo que alguna distinción se merecen.

POST-DATA
Se acaba de lanzar desde la plataforma «Hazte Oir» una campaña para que el gobierno regional gallego conceda su medalla de oro a los vecinos de Angrois.
El Ayuntamiento de Santiago de Compostela ha decidido este lunes dar su medalla de oro a los vecinos de Angrois.
Enhorabuena por las iniciativas.

ARTÍCULOS DE ESTA SERIE
Tragedia ferroviaria en Galicia (III): de Sálvora a Angrois (28-VII-2013)

Tragedia ferroviaria en Galicia (II): hipótesis e intoxicaciones (26-VII-2013)

Tragedia ferroviaria en Galicia (I): razones de la hipótesis del atentado (25-VII-2013)

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído