EL HOMBRE Y SU COCHE

Atasco: Los vecinos del lujoso Valdemarín han sido condenados a no salir del barrio

Atasco: Los vecinos del lujoso Valdemarín han sido condenados a no salir del barrio
Rotonda de Valdemarín a la Carretera de Castilla y la A-6. PD

Valdemarín es el lujo de vivir en un barrio de 4.000 habitantes a tan sólo unos pocos kilómetros del centro de Madrid.

No es California pero, como dicen los cursis, es nuestro Beverly Hills más castizo.

Situado en el distrito de Moncloa-Aravaca, el barrio de Valdemarín es una de las zonas de moda del mercado inmobiliario de lujo madrileño.

Según todos los ‘expertos’, es el lugar perfecto para gente con ‘posibles’, que desea vivir rodeada de zonas verdes y a escasos cinco minutos del centro de Madrid.

Bueno… lo de los cinco minutos es una coña o lo será a partir de la primera semana de septiembre de 2019, cuando se reanude el curso en colegios como Mater Salvatoris, Estudio o Santa María de los Rosales, vuelvan al curro los agentes de CNI y los ejecutivos se incorporen de nuevo a sus empresas.

El barrio es delicioso, aunque sólo tenga una línea de autobús y carezca de servicios públicos, pero está metido en una especie de bolsa, entre el Hipódromo, la Carretera de La Coruña y la M-40.

Dispone de una estrecha conexión hacia Aravaca, por debajo de la autopista y una salida hacia Pozuelo en el extremo norte, pero en dirección a Madrid, que se toca con la mano, sólo ha dispuesto hasta ahora de una atestada rotonda, que entre 8:30 de la mañana y 9:30, cuando entran la chavalería a los colegios y los agentes al complejo CNI, mientras salen hacia sus despachos los ejecutivos, es un atasco permanente.

Algo similar vuelve a ocurrir entre 16.30 y 18:30 cuando el personal hace el recorrido en sentido inverso.

En cualquier caso, los conductores ya le tenían cogido el truco y mal que bien, iban sobreviviendo.

Hasta ahora, porque ha habido un ‘genio’ en el Ministerio de Fomento al que se le ha ocurrido modificar la regla habitual de circulación en una rotonda, lo que va a condenar a los vecinos de Valdemarín a no salir del barrio o a pasar horas atascados para poder hacerlo en hora punta.

Aunque todo el mundo lo sabe, en lo que respecta a la preferencia de paso, la rotonda se rige por las mismas normas y reglas que los cruces, con la salvedad de que aquellos que ya se encuentran dentro de la rotonda tienen preferencia sobre los que se van a incorporar a ella.

De hecho y siempre, en la llegada a la rotonda, el vehículo de nuestra derecha tiene preferencia de paso sobre nosotros.

Pues en la rotonda por la que se accede desde Valdemarín a la Carretera de la Coruña o a la Carretera de Castilla, ya no es así.

Ha habido un memo, porque no se le puede calificar de otro modo, que ha decidido desde el MOPU o quizá mas alto que los conductores circulando ya dentro de la rotonda, deben ceder el paso a los que suben por la vía de servicio de la A-6, la que da acceso al Hipódromo y a la gasolinera Repsol.

Las consecuencias de semejante desatino ya son patentes: basta que el vehículo dentro de la rotonda sea un camión o un autobús, para que queden bloqueada la salida a la Carretera de La Coruña en dirección norte y tupido el acceso a la Carretera de Castilla.

Eso ahora, en pleno verano y con un tráfico mínimo por las vacaciones.

Imaginen el infierno que tendremos en septiembre. Y todo por un mamarracho con pocas luces o muy mala intención.

Autor

VueltaRapidaGT

Con una larga experiencia en el mundo de las ondas, el equipo del programa Vuelta Rápida GT entra en Periodista Digital para atender a todas vuestras consultas relacionadas con el mundo del automóvil y la movilidad

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído