MARCAS ALEMANAS DE GRANDES SUPERFICIES

Guerra de precios entre los supermercados Aldi y Lidl

Guerra de precios entre los supermercados Aldi y Lidl
Supermercados Aldi y Lidl.

El precio es algo esencial en la lucha por conseguir clientes. Es una variable importante que hace que el consumidor se decante por un producto o una empresa frente a la competencia. Por eso mismo, los dos grandes supermercados Aldi y Lidl se han enfrentado entre sí en Alemania por los precios de sus productos de marca.

Una lucha que beneficia a los compradores pero perjudica gravemente al fabricante de los productos. Algunos de ellos son patatas fritas Funny Frisch, la bebida Red Bull o el suavizante Leonor, entre otros. Una reducción de precios que será agradecida por quien los consuma.

ORIGEN DEL CONFLICTO

El analista de mercado Planet Retail Denise Klug ha explicado que el conflicto entre los dos supermercados ha llegado a un punto de conflicto elevado porque «Aldi ofrece cada vez más productos de marca. Hasta ahora era un dominio de Lidl pero ahora le hace en ese sentido la competencia».

Aldi nació tras la II Guerra Mundial y lo hizo para ofrecer precios bajos de productos de buena calidad renunciando a las marcas. Actualmente parece haber apartado esa renuncia de sólo centrarse en productos de marca blanca y ha incluido los de marca con precios inferiores a los que vende Lidl.

Un ejemplo de ello son las latas de bebida RedBull que han visto reducido su precio desde 1,49 euros a los 0,95 céntimos por las que lo vende Aldi.

DESVENTAJAS PARA EL FABRICANTE, VENTAJA PARA EL CONSUMIDOR

Los agricultores, ganaderos y fabricantes de tales productos son los más perjudicados puesto que tienen que reducir los costes de producción para abastecer a tales supermercados.

Para poder hacer frente a esta reducción y problema, los ganaderos se han visto obligados a desmejorar el cuidado de sus animales, como en el caso de las vacas alimentándolas mal para que produzcan mayor cantidad de leche, y poder así salir mas barata. Algo que no sólo perjudica a los granjeros sino en consecuencia a los propios animales.

Por si esto fuera poco, en Alemania el consumidor actualmente prefiere pagar algo más por los productos que consume, sobre todo los de alimentación, que lo hacía años anteriores. Algo que perjudica aún más si cabe a aquellos grandes almacenes que nacieron para ofrecer productos a un precio más que asequible.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído