Los tres escalones del Negroni #NegroniyYo

Los tres escalones del Negroni #NegroniyYo

Para llegar a la cumbre, al puesto más alto del podio, hay que subir tres escalones, hay que degustar y disfrutar de tres mezclas, muy placenteras y refrescantes las dos primeras, y más intensa y poderosa la tercera.

El comienzo es sencillo, pero con un aroma y un sabor con mucha personalidad; estamos ante un trago de fácil preparación: el Campari con soda, que se sirve con hielo y una rodaja de naranja. Si no tenemos soda, hay otras opciones: el agua de seltz (o sifón) o cualquier tipo de agua mineral con gas. Es un aperitivo perfecto, y pueden tomarse dos, o incluso tres, sin riesgo de caer en una excesiva locuacidad.

Toca ahora subir el siguiente peldaño, y lo haremos mezclando una parte de Campari con otra parte (misma cantidad) de vermú rojo, que puede ser italiano, francés, español o de cualquier otra nacionalidad, si bien la fórmula original era con el italiano, el de Turín. Añadir o no una pequeña cantidad de soda es opcional, y, como el trago anterior, debe servirse con hielo y con una rodaja de naranja. Esa mezcla recibe el nombre de Americano.

Y como todo es mejorable, a alguien se le ocurrió que el americano estaría mejor con un empujoncito de alcohol y un nuevo aroma. Ese es el tercer escalón de nuestro recorrido de la mano del Campari: una parte de este, otra parte de vermú rojo, y una tercera (siempre partes iguales) de ginebra seca. Habremos llegado ya, con esta deliciosa y potente combinación, al Negroni, que comparte con el Dry Martini el trono de los cócteles aperitivos.

#NegroniyYo

Y ese alguien, al parecer, fue Camillo Negroni, conde italiano que tras mucho viajar había vuelto a Florencia, donde, un día de 1919, sí hace ahora justo un siglo, le hizo esta peregrina petición a Fosco Scarselli, que oficiaba a la sazón en el Caffè Casoni (antes Caffè Glacosa), situado en Via de´Tornabuoni, y ahora conocido como Caffè Roberto Cavalli, nada menos. El barman cambió la rodaja de limón que se usaba con el Americano por una rodaja de naranja, para dejar bien claro que se trataba, no ya de una variante, sino de un nuevo cóctel con personalidad propia.

Y aquí estamos nosotros para demostrar la enorme personalidad de este cóctel, en 2019 de moda de nuevo en ambos hemisferios, y transformado en multitud de fórmulas e innovadoras creaciones, bebidas por muchos y muchas aficionados y bartenders de los que aquí iremos dando cuenta cumplida y además predicando con el ejemplo. Por ello, ante todo, le confesamos que hemos elaborado unos cuestionarios para conocer cómo, cuándo y porqué beben este cóctel sus fieles amantes, y empezaremos a hacerlo aquí nosotros mismos. ¿Se anima a subir los tres peldaños? pues cuando lo haga, use el hashtag #NegroniyYo e indíquenos si quisiera contestar al cuestionario…

Juan Luis Recio y Alberto Gómez Font

Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído