Testigos ratifican ante el juez la «temeraria» conducción de Ortega Cano antes del accidente

Una pareja de jóvenes que llamó al servicio de emergencias 112 en los minutos previos al accidente de tráfico sufrido por el ex matador de toros y ganadero José Ortega Cano y que costó la vida a Carlos Parra han ratificado ante el titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla que alertaron sobre la «incorrecta» y «temeraria» conducción de Ortega Cano minutos antes del siniestro.

Por su parte, los abogados de Ortega Cano, Jesús Zapatero y Enrique Trebolle, han asegurado en declaraciones a los periodistas que, en el procedimiento judicial que se acaba de iniciar, su objetivo es que se trate a su cliente «igual, ni mejor ni peor, que a cualquier otro ciudadano». «No pedimos trato de favor ni de desfavor», han subrayado.

En este sentido, los letrados que ejercen la acusación particular en nombre de la familia de Carlos Parra han precisado que la pareja de testigos «han ratificado y ampliado» su testimonio respecto a la llamada que realizaron al 112 momentos antes del accidente, señalando que el testimonio de ambos «pone los vellos de punta», ya que «la conducción es totalmente irregular y pone en peligro la circulación», lo que podría suponer, a su juicio, «una presunta conducción temeraria».

Al hilo de ello, los abogados han informado de que, en su declaración, la pareja de testigos han relatado que circulaban en un vehículo delante del conducido por el ex matador de toros hasta que éste les adelantó en un paso de peatones con badén en el núcleo urbano de Burguillos, y que fue ella la que llamó al 112 para denunciar los hechos y dar cuenta de la matrícula «íntegra» del vehículo implicado, que posteriormente se pudo comprobar que coincidía con la del turismo del ex torero.

Tras ello, según han subrayado, el ex diestro circuló por el carril contrario «más de 100 metros» dentro del casco urbano y que después se reincorporó a su carril hasta que en una curva «sin visibilidad» volvió a invadir el carril contrario, a lo que se añade, según ambos testigos, que «se pegaba y despegaba a los vehículos» que iban por delante suya.

«SINTIERON MIEDO»

Según los letrados de la acusación particular, ambos testigos, que «sintieron miedo» por la conducción «temeraria» del ganadero, han relatado que circularon detrás del coche de Ortega Cano hasta que éste se detuvo en un hotel de la localidad de Burguillos.

De igual modo, el juez instructor ha tomado declaración como testigo, también este viernes, a un tercer conductor que resultó ileso tras colisionar con el motor de uno de los vehículos accidentados, que se encontraba en medio de la carretera tras salir despedido después del choque, y que, en su declaración, ha ratificado que observó los dos coches ya accidentados en la A-8002, por lo que no pudo apreciar las circunstancias en que se produjo el siniestro.

Por otro lado, los letrados que defienden a José Ortega Cano han dicho que son conscientes de que están defendiendo «a un personaje que es conocido», pero en este punto han querido dejar claro que, en el procedimiento judicial que se acaba de iniciar, su objetivo es que se trate a su cliente «igual, ni mejor ni peor, que a cualquier otro ciudadano». «No pedimos trato de favor ni de desfavor», han subrayado.

LA DEFENSA, «ABIERTA AL DIALOGO» CON LA FAMILIA

En esta línea, han defendido que el ex diestro no cometió ninguna infracción penal en los momentos previos al accidente mortal, señalando que las llamadas al 112 se realizaron 45 minutos antes del siniestro, tras lo que han agregado que han trasladado a los abogados de la familia de Carlos Parra «el sentimiento de pesar» por el fallecimiento y han asegurado que «tenemos las puertas abiertas a cualquier diálogo» con la acusación particular, sin querer en este sentido entrar en más detalles.

Fuentes del caso han informado de que, a partir de septiembre, el juez instructor llamará a declarar como testigo a otra de las personas que llamó al 112 alertando de la conducción «temeraria» del ex torero momentos antes del accidente mortal.

Hay que recordar que el análisis de la muestra de sangre extraída al ex torero José Ortega Cano –que ya ha sido de alta– tras el accidente de tráfico del pasado mes de mayo que se saldó con un fallecido ha arrojado un resultado de 1,26 gramos de alcohol etílico por litro de sangre, cuando la tasa máxima permitida es de 0,50, con lo cual el ex matador de toros duplicaba y casi triplicaba lo permitido en el momento del accidente.

Según el resultado del análisis remitido por el Instituto Nacional de Toxicología al Juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla, el ex torero presentaba una tasa de 1,26 de gramos de alcohol por litro de sangre, «sin detectarse ninguna otra sustancia tóxica o estupefaciente». Asimismo, y respecto al fallecido, identificado como Carlos Parra, el análisis realizado «no ha detectado presencia alguna de alcohol etílico ni de sustancias tóxicas o psicoactivas», tras todo lo cual continúan dichas muestras custodiadas por el Instituto Nacional de Toxicología.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído