La Policía sospecha que la novia del descuartizador de Valdemoro participó en el crimen

La Policía sospecha que la novia del descuartizador de Valdemoro participó en el crimen
La Policía sospecha que la novia del descuartizador de Valdemoro participó en el crimen RS

La investigación sigue abierta. Ni fue corriendo a denunciar a la Guardia Civil, ni ayudó al presunto asesino bajo amenazas. La Guardia Civil, según fuentes judiciales, tiene pruebas de que la pareja del descuartizador ayudó de buen grado al homicida, que le acompañó entre risas a comprar productos para limpiar la escena del crimen y sospecha que incluso pudo estar involucrada en el crimen, según recoge el autor original de este artículo okdiario y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

Fue esta mujer de origen colombiano la que acudió el miércoles noche a denunciar el crimen. Su novio Leonardo, okupa de un chalet de la calle Francia de Valdemoro, había asesinado y descuartizado el cuerpo de una joven de 18 años vecina de la localidad. Y aportaba fotografías de la barbacoa del asesino con restos de la víctima para apoyar la veracidad de su relato. De inmediato los guardias acudieron al chalet que ocupaba el joven colombiano pero no llegaron hasta el domicilio. Le sorprendieron en la calle, empapado en sangre y empujando un carrito con los restos de la víctima y la intención de deshacerse de los restos descuartizados de la joven.

Según fuentes judiciales, la inspección ocular del chalet ocupado por el presunto asesino fue desoladora. En su interior los guardias se toparon con un macabro hallazgo: el cráneo de la víctima y evidencias sobradas del crimen.

A pesar de que el presunto homicida se negó a declarar ante la Guardia Civil y del juzgado que lleva el caso, éste envió a prisión provisional tanto al presunto asesino como a su novia acusada de encubrimiento.

Sin embargo, okdiario ha podido saber por fuentes judiciales que el papel de la novia del asesino no está aún tan claro y los investigadores sospechan que podría haber participado en el crimen. La mujer había declarado que ayudó a su pareja aterrorizada por miedo a que la matara también. Luego, en cuanto pudo denunció los hechos. Sin embargo los guardias tienen pruebas de que la mujer acompañó al asesino hasta un comercio donde entre risas compraron lejía para limpiar de sangre el escenario del crimen. Además las fotografías que aportó fueron hechas horas antes de la denuncia, imágenes de la barbacoa donde el homicida quemó el cuerpo de la víctima antes de descuartizarlo.

Ahora los investigadores esperan los informes de posicionamiento del teléfono de la novia del asesino porque sospechan que esta mujer pudo estar en el lugar del crimen en el momento en que se produjo.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído