Aquí no se paga

A hacer pijos la austeridad. El nuevo programa económico de cualquier comunidad autónoma no separatista debiera ser, a partir de ahora, el de aumentar la deuda, las inversiones, las subvenciones, bajar los impuestos y presentarse ante los electores como el gran Roca Rey en plena faena: quieto ‘parao’ y mirando al cielo. No hay deuda pendiente si los demás no pagan. Y Cataluña no va a pagar. Lo sospechábamos, pero desde hoy lo sabemos. El Gobierno de ‘Fake Sánchez’ asumió hace dos días los 2.773 millones que la Generalidad ‘nazionalista’ debe a los bancos a corto plazo para refinanciarlos con apoyo del Estado. Es decir, para que entre todos les avalemos ante los bancos y esa deuda pase a ser blanda.

Como el FLA, al que ya le deben 54.000 millones, y que es el fondo flácido que nos ha dado fuelle a todos, a los que gastaban en construirse un estado contra los demás, y a los que gastábamos simplemente para que no se nos muriera la gente. Un fondo sin fondo que el Estado tontiloco que hemos construido asumirá para que el catalanismo insurrecto siga viviendo en su paraíso de agravios inventados y ladrones reales.

Pero hay más. Más millones. Otros 1.459, de los que 759 son a cuenta de una ficticia deuda en infraestructuras con la Generalidad, según la infame adicional tercera del estatuto del que entonces renegaron y al que hoy escupen, salvo para poner la mano; y otros 700 para ¡los Mozos de Escuadra!, a ver si se compran unos cañones amarillos. El estatuto de Zapatero convertía en legal lo que hace tiempo somos el resto de los españoles: colonias de facto de la Cataluña separatista que nos odia. Con una particularidad: lo que dice esa adicional tercera es que se obliga al Estado a invertir durante siete años el equivalente al PIB catalán respecto del total español. O ‘sigui’, un 18,6% en inversiones. ¡Pero no en mano! ¡No para que se lo gasten en lazos, antorchas, televisiones y campañas neonazis como la que preparan para el próximo lunes 1 de octubre en en todos los colegios catalanes!

Y encima dice el vicepresidente catalán, Aragonés se apellida el tío (debería cambiárselo por Catalano-Aragonés, como han hecho con la Corona) con su lazo amarillo delante de la ministra, que están muy contentos porque el Gobierno ha empezado a dialogar. Joel, payo, yo también quiero dialogar así y que me regalen unos pocos ‘de’ miles de millones. ¡Vaya un pijo de diálogo!

Mal harán el resto de gobiernos regionales, sobre todo el de la Región de Murcia, la comunidad peor financiada junto a la valenciana, si no nos bajan los impuestos y no gastan en todo lo que se les ocurra. Ya pagará ‘Fake Sánchez’. Un poner: Comités de Defensa de las Diecisiete Repúblicas Bacanálicas (de bacanal, no de Balcanes, que también) subvencionados para organizar fiestas todo el año, salvo los puentes; estudios autonómicos de degeneración lingüística para acabar con el lenguaje ‘inclusivo’ y con la censura feminazi; promoción de los coches diésel y prohibición de los patinetes; cursos de doctorado sobre «Impunidad y 3%»; corridas de toros gratuitas para escolares; adscripción del Barcelona C.F. a la Federación de Moldavia Exterior, donde jugará la liga y la copa ex-soviética, que es lo que le pega; invasión de Gibraltar con Susana Díaz al frente de los tanques flamencos o, en su defecto, levantamiento de un muro de ladrillos de contrabando. Y así.

En último extremo, en el ‘Sudestern’ declaramos otra vez el Cantón de Cartagena, la Independencia, nos quedamos con la Armada y el Arsenal, nos montamos luego un dulce exilio pagado en Florencia o Palermo y a vivir. Y al final, aunque no cuaje, nos indultarán y lo habremos pasado cojonudo.

En fin, una Cataluñica feliz y desahogada para todos. Total, aquí no paga nadie.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído