Homenaje a Blas de Otero, maestro

Homenaje a Blas de Otero, maestro

DE EA A PLENCIA, CON BLAS DE OTERO

Entre Ea, entre Mundaca, entre Bermeo,
y entre Plencia… nos guía Blas de Otero.
Habla tanto, tan doliente y sincero
a Dios, que en su Dios siempre mudo creo.

No sabe quién es ese Dios tan frío,
que nada habla nunca ningún rato.
Mas anda siempre en nosotros. Zapato
terco, al que cada cual llama “Dios mío”.

Pocas veces se ha hecho mejor retrato
de Dios, del hombre, de España y lo vasco,
como en tu firme verso, que es peñasco
de Euskadi, España, Dios y hombre en sustrato.

No contesta Dios las preces de Otero,
ni en Mundaca ni en Ea ni en Bermeo,
a Dios tan mudo y callado lo veo
como Blas es de Dios su pordiosero.

Escucha cómo estoy, Dios de las ruinas.
hecho un cristo, gritando en el vacío,
por encontrar a Dios, el Padre mío
que rasgue de una vez tantas cortinas.

No atiende Dios ruegos a Blas Otero.
Sí es Blas, mientras tanto, su por-dios-ero.

Juan Pablo Mañueco

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Pablo Mañueco

Nacido en Madrid en 1954. Licenciado en Filosofía y Letras, sección de Literatura Hispánica, por la Universidad Complutense de Madrid

Lo más leido