El doncel de Sigüenza

El doncel de Sigüenza

EL DONCEL DE SIGÜENZA
(Soneto alcarreño, con acróstico)

Mientras lee Martín de tal manera y suerte,
Ante la que cabe esperar más armoniosa vida,
Resta algo aquí, tras haber restado, en una ya dormida
Transición de ésta a otra postrera a la propia muerte.

Incluso el menos piadoso, al ver la blanca y vestida,
Noble figura y armadura de alabastro, advierte
Vida tras esos ojos, que más vida inserte
A la batallada jornada en que descansa de su vida.

Záfase tanto del riesgo eterno de la muerte
Que Vázquez, el lector, parece en ésta, aún permanecida
Un aura de ella haber dejado asida,
En espera de que el dormido caballero se despierte.

Zona vivaz de grato reposo es la capilla gótica esculpida
De modo tan bello y agradable que de Arce convierte,
Antes bien, entero, en jardín de belleza que aún oferte
Rango y promesa de nueva vida que añade a esta terrena vida,

Con murmullo de piedra sosegada en que se advierte
Estar la vida requiriendo en ella con voz leve nueva vida, vida, vida…

Tres libros míos juntos

Juan Pablo Mañueco

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Pablo Mañueco

Nacido en Madrid en 1954. Licenciado en Filosofía y Letras, sección de Literatura Hispánica, por la Universidad Complutense de Madrid

Lo más leido