Granada, la rica en tiempo

GRANADA, la rica en tiempo
 
Del Darro al río Genil
hay restos del pueblo ibero,
y aun dicen que no es antigua
Granada, la rica en tiempo.
 
Siglo a siglo
dan milenios
 
Roma la tomó después
como ciudad de su suelo,
en la Hispania Ulterior
César confirma su cuerpo.
 
¡Ay, Granada,
tú nombre aún queda lejos,
que «Iliberis» te pronuncian
los imperiales acentos!
 
Quedas después silenciosa
ante el cordobés momento,
que el califato hace a Elvira
su principal campamento.
 
«Iliberis» es «Elvira»
pero hay distanciamiento
de lo que fuera «Iliberis»
ibero e imperial acento.
 
¡Ay, Granada
sin deseos,
Elvira es ahora
el califal mayor centro!
 
Mas cuando surgen las taifas
rebrota vida en tu cerro,
La fortaleza «Garnata»
ve alzar gran muro en su seno.
 
¡Ay, Granada,
casi ya hay fruta en tu cesto!
 
¡Cuando Ben Nazar en Trece
declara que eres un reino,
Al-Hambra será ciudad
palatina, rey adentro!
 
Los arrabales se pueblan
con moros en movimiento,
que van siendo desplazados
hacia tu rocoso pecho.
 
¡Ay, Granada,
cuánta sangre se recoge en un lamento!
 
Y luego ya llega el XV
la “Granada” floreciendo,
ya tus gajos redondean.
Ya los gajos llevas dentro.
 
Ya son árboles frutales,
los que se granan al cielo,
ya guardan sus rojos frutos
como agradable alimento.
 
¡Ay, Granada.
cómo va corriendo el tiempo!
Y como -a veces- la sangre
deja sentir su lamento.
 
JPM
 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Pablo Mañueco

Nacido en Madrid en 1954. Licenciado en Filosofía y Letras, sección de Literatura Hispánica, por la Universidad Complutense de Madrid

Lo más leído