La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

Esa inocente fiesta llamada Halloween

Leyendo ciertas cosas, me pregunto: ¿Puedo ser católico y no estar indignadísimo porque, con la excusa de Halloween, muchos busquen un rato de diversión y hagan fiestas para disfrazarse?

Por supuesto que, como español y católico, celebro el Día de Todos los Santos. Como todos los días (insisto en esta frase), recuerdo a mis seres queridos muertos y tengo una doble esperanza: rezo porque vivan tras morir y rezo porque ellos recen por mí, para que nuestro vínculo sea hoy más fuerte que ayer. Además, me es más cercana la simbología profunda de la muerte, el silencio ante la tumba, que la estridente carcajada de una calavera o una calabaza. Y, a la hora de celebrar, soy completamente adicto al Don Juan Tenorio, cuya representación en Alcalá de Henares presencio todos los años con la ilusión de un niño (mañana estaré allí, con el vinillo y la emoción). Dicho esto, miro a mi alrededor y veo a muchos jóvenes disfrazados que se divierten con la celebración de Halloween. ¿Y qué?

¿Qué supone la asimilación de un fenómeno cultural estadounidense? Claro, como cierta ropa, cierta música, cierto cine o ciertas cadenas de comida rápida que la gran mayoría de la población consumimos con avidez. Yo reivindico nuestras tradiciones, pero con respeto. Y el respeto incluye no escandalizarse por lo que no deja de ser una oportunidad para la diversión. Algo que, por otra parte, no viene mal. La crisis ahoga, presente en todos lados. Pues, si hay algún resquicio para que algunos obtengan un rato de dispersión, ¿para qué vamos a cortarle la cabeza con furia?

Y, repito, firma esto quien jamás ha celebrado Halloween y quien reivindica con ahínco representaciones de nuestra cultura hoy cuestionadas por desfasadas, como puedan ser la tauromaquia, la copla o el flamenco.

¡Viva el dogma libertario! ¡Abajo las cadenas liberticidas!

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído