La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

La España de Pau Gasol e Irene Lozano

Este artículo debía haberse publicado el lunes y glosar, únicamente y desde el más absoluto entusiasmo, el tercer Europeo de Baloncesto de una selección emblemática encabezada por Pau Gasol, el deportista español más grande de nuestra Historia junto a Rafa Nadal. Sin embargo, la noticia de que Irene Lozano deja UPyD al final de esta legislatura y abandona la política me lleva a querer hacer una pirueta en el aire y, con ambos hechos, hablar de la España que me entusiasma.

Empezamos por lo alegre: la pasión por querer seguir siendo de una generación de baloncestistas que llevan años en la teórica decadencia por la elevada edad de sus principales figuras y que, sin embargo, arañan proezas a base de ser un equipo con mayúsculas, un conjunto de guerreros que además son amigos. Ese potencial es imparable, una fuerza frente a la que no puede ninguna barrera (ni 27.000 franceses enfurecidos). Podrán ganar o perder, pero todos estamos orgullosos de los Chacho, Rudy, Llull, Felipe, Claver, Sanemeterio, Pau Ribas, Mirotic y compañía. Y eso que este año no estaban referentes esenciales como Ricky Rubio, Marc Gasol, Navarro, Calderón o Ibaka… Sin embargo, un buen equipo, secundado por un grupo de chavales entusiastas y un mayestático Pau Gasol, nos han hecho vibrar como nunca: y es que, si es grande levantar la copa cuando arrasas con tu superioridad, es brutal hacerlo contra viento y marea, cuando todos te dan por muerto. A estas alturas, ¿por qué no soñar con el oro olímpico en Brasil ante los NBA? Sería, ya sí, el colofón más bello e inaudito para esta generación. Sería algo íntimamente español.

Porque, pese a que algunos no lo quieran ver, es muy español (en lo quijotesco) eso de ser fiel hasta el final y lanzarte a una batalla en la que lo más seguro es que pierdas. Es lo que hizo hace tres meses Renovadores UPyD, la alternativa que lideró Irene Lozano frente al aparato magenta para relanzar al único partido realmente representativo de la tercera vía política que necesita España. Mientras se devoran populismo exacerbado y bipartidismo anquilosado, el UPyD que ofrecían Irene Lozano y su equipo (he colaborado con ellos durante un tiempo y es un grupo humano excelso, repleto de talento) era lo que en sus inicios fue UPyD: independencia, diálogo, mesura, concreción, pasión. El UPyD que permanece continúa teniendo el germen de la mejor opción, pero (aunque menos) borracho de sí mismo, altivo.

Unas veces se gana y otras se pierde. Pero lo esencial es hacerlo desde la fidelidad a una identidad. Me gusta la España que encarnan Pau Gasol e Irene Lozano. Es auténtica, generosa y alegre. Me quedo con eso de que de las derrotas se aprende. Pau Gasol y los suyos han perdido muchas veces para al fin ganar. Irene Lozano y los suyos (me considero un poco de ellos, si me lo permiten), aparentemente, han caído. Aunque lo han hecho dando ejemplo. El primer paso para, un día, tal vez, volver para ganar. España, la España que me entusiasma, los necesita.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído