La conducta del subsahariano obliga a cortar la línea 3, entre las estaciones de Sol y Delicias

El tipo muerde a un policía, huye por el túnel del Metro y casi muere electrocutado

El facineroso se encaramó al techo de un tren, pero tocó la catenaria y cayó desmadejado al suelo

El tipo muerde a un policía, huye por el túnel del Metro y casi muere electrocutado
Boca, dientes, mordisco. PD

Persecución de película la que este 26 de julio de 2017 se vivió en el centro de Madrid, como cuentan Aitor Santos Moya y Adrián Delgado  en ‘ABC.

Un tipo de origen subsahariano mantuvo en jaque a la Policía tras morder en una pierna a un agente y emprender la huida por los túneles del Metro.

Entró por la estación de Lavapiés, saltó a las vías y se encaramó al techo de un convoy próximo a la parada de Embajadores.

Hecho, este último, que le provocó diversas quemaduras en la espalda y las manos al sufrir una descarga generada por la catenaria de la línea.

Fue trasladado en estado grave al Hospital Doce de Octubre, donde permanece en calidad de detenido.

Los hechos se desencadenaron en torno a las 13 horas, en la plaza de Lavapiés, mientras una patrulla de la Policía Municipal pedía a los presentes que la desalojaran para que los operarios de limpieza pudieran llevar a cabo su cometido.

Fue entonces cuando el facineroso, en actitud agresiva, se negó a abandonar la zona.

Al tratar de indentificarle, los agentes comprobaron que no llevaba documentación y, obligados por la tesitura, requirieron la presencia de la Policía Nacional.

Sin embargo, lejos de desistir en su comportamiento, el individuo siguió desafiante hasta el punto de que llegó a tirar al suelo y morder en la pierna a uno de los policías. A la carrera, trató de escapar por el interior de la estación de Lavapiés, adentrándose en las vías, lo que obligó a cortar la circulación de la línea 3, entre las paradas de Sol y Delicias.

Según informaron fuentes del suburbano a ‘ABC’, los agentes se subieron en la cabina de un tren para buscar al sujeto. Al llegar a Embajadores, le descubrieron escondido en un hueco del túnel, motivo por el cual detuvieron la marcha y bajaron para efectuar el arresto.

En ese momento, el subsahariano, de 30 años, trepó hasta el techo del vagón y sufrió una descarga de la catenaria, precipitándose de nuevo a las vías.

Dos ambulancias del Samur, una de Soporte Vital Básico y otra de Soporte Vital Avanzado se desplazaron hasta el lugar de los hechos y le atendieron de varias quemaduras y otras heridas provocadas por la caída. También un psicólogo, que finalmente no tuvo que atender a ninguna persona. Pasados 40 minutos, el servicio de circulación de Metro fue restablecido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído