No más Mentiras

Antonio García Fuentes

Tristeza, miedo, terror a una plaga que…?

Tristeza, miedo, terror a una plaga que…?

En realidad no saben cómo combatirla y se limitan a cada vez más, difundir ese miedo, para muchos ya terrorífico, y que entiendo como un arma para dominar aún más al ser humano, al que atacan incluso con multas o sanciones, fuera de lugar por la cuantía de las mismas y que, “son superiores a si asesinases a un semejante de la forma más vil”, sometiéndonos a restricciones tan estrictas, que ya llegan a la rebelión de “las masas”, como ha ocurrido en Berlín días pasados, y ocurre en cualquier lugar de cualquier país, donde ya, “el súbdito que no ciudadano”, no cree en absoluto en “los sátrapas” que lo mangonean y explotan; puesto que dentro de esta plaga, ya se ven negocios fabulosos, que se van a acrecentar, tan pronto pongan a la venta, las múltiples vacunas que tienen en espera y deseando ponerlas a la venta.
Estoy oyendo una emisora de radio, de ámbito nacional, donde una ministra y sobre el candente tema de la entrada de escolares y estudiantes en los centros de enseñanzas, y la que dice que en caso de agobio, «se podrá prescindir de las mascarillas, en las aulas, simplemente abriendo las ventanas para ventilar el ambiente” (Es Radio 8,30 de la mañana en sus informativos, entrevista a dicha ministra) ¿Entonces en qué quedamos, con las tan “imprescindibles” mascarillas, sirven o no sirven? Recuerdo que la propia “Organización Mundial de la Salud –OMS”, dictaminó, que dichas mascarillas no servían para nada, salvo en los hospitales, empleadas por sanitarios y médicos, en el trato con enfermos ya contagiados. Entonces queda claro que la venta de estos “bozales” a que nos obligan a padecer, son “un inmenso negocio que vete a saber quiénes se aprovechan del mismo, y los sobornos que conllevan, la compra de ingentes cantidades de dichos bozales”; y a lo que habría que aumentar, la compra masiva de desinfectantes, mamparas de separación, y los infinitos artilugios que han impuesto “por ley”, para según ellos, contener la propagación del virus chino, que a la vista está, no para de difundirse.

Y lo peor de todo y que vaticiné al principio de la epidemia (en mi Web están los abundantes artículos en que señalé ello) con estas frases muy repetidas; “el remedio es peor que la enfermedad”… ¿Por qué de ello? Sencillo; con las medidas tomadas han paralizado la vida social y económica (aquí en España de forma draconiana y sin atenerse a nada positivo). Con estas medidas se ha paralizado la circulación del dinero; tan es así, que por ese miedo o terror provocado, la gente, se defiende ahorrando mucho más, en un país arruinado y con cifras de paro obrero y despidos, que sí que ya aterrorizan; por ello se ha publicado que el ahorro en los bancos crece de forma enorme y absurda, en relación a la situación económica de en general, la sociedad española.

En casos absurdos individuales y que demuestran ese terror, conozco el caso, de un matrimonio, encerrado en su vivienda desde principio de la epidemia, que tienen tal miedo en el cuerpo, que han prohibido que los visiten, hijos y nietos inclusive; de los que tienen un considerable número, ya que al ser viejos de edad avanzada, son de la época en que muchos matrimonios, tenían seis hijos o más. ¿En qué va a acabar todo este dislate?
Puesto que la realidad y que está a la vista de cualquiera medio inteligente, es, “que no saben cómo contener esta enfermedad”, que dicho sea de paso, no es “tan mortal como nos quieren hacer ver”; y me someto a la realidad de muertos y contagiados, que en relación a las poblaciones generales, no son porcentajes que deben aterrorizar a nadie, puesto que la realidad es que la inmensa mayoría no se contagia, y de los que se contagian, también la inmensa mayoría lo soportan y se curan, por tanto fríamente examinando todo los datos, resulta ser una enfermedad más, como tantas otras y que no necesito enumerar, contagian, matan y afectan a la humanidad; y de las que al igual que nos dan los datos de las víctimas del denominado “virus chino”, debieran darnos las que cada día matan debido al “alcohol, tabaco, drogas, suicidios, gripes, cáncer, diabetes, coronarias, etc. etc. etc. Y si me apuran mucho, que nos digan de forma global, los que mueren cada día en este planeta, por los motivos que sean, y los que en realidad mueren por el tan cacareado virus, seguro estoy que ello nos haría pensar y seguro que valorar la situación, con mucho más juicio, que el irracional, que los inútiles políticos que nos mangonean, han sabido crear en beneficio propio; puesto que “un rebaño aterrorizado, se puede llevar incluso al despeñadero, sin que ni siquiera se den cuenta de que pueden perecer todos en el desastre”.

Tras todos estos meses de incertidumbres y observar a toda la Humanidad, como mínimo desorientada y en gran medida llena de miedos; yo sólo puedo decir que me siento… “Lo más triste que me haya sentido a lo largo de mi ya larga vida, con los ochenta y dos años ya cumplidos; y esto me crea debilidad, no miedo, lo aseguro”.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Antonio García Fuentes

Empezó a escribir en prensa y revistas en 1975 en el “Diario Jaén”. Tiene en su haber miles de artículos publicados y, actualmente, publica incluso en Estados Unidos. Tiene también una docena de libros publicados, el primero escrito en 1.965, otros tantos sin publicar y mucho material escrito y archivado. Ha pronunciado conferencias, charlas y coloquios y otras actividades similares.

Lo más leído