La España de los dos cojones

Hoy una televisión de pago ha publicitado en tuiter sus películas con un lugar común: “¿A que no hay huevos?”. Es tuiter insisto. Ya. Yo les he contestado simplemente con una palabra: “¿Huevos?”. Enseguida se me han lanzado encima unos pocos tuiteros, muchos menos de lo que yo esperaba, a llamarme “Ofendidito”. He tenido que defenderme y decir que yo en la tasca de enfrente, en el bar de la esquina o por la calle oigo y puedo usar esas expresiones pero no en la publicidad de una televisión.

Miren, yo también digo tacos, los tacos existen en todos los idiomas y están inventados para algo. Por algo. Esa no es la diferencia, ese no es el problema. La diferencia está en la cantidad, en la frecuencia y en el “tamaño” de los tacos. La diferencia está en que en España lo políticamente correcto es decir “tócame los cojones”, o “mecagüen la puta” o “la madre que te parió” o “me suda la polla” o “estaba acojonao”, simplemente porque si no lo decimos no parecemos suficientemente machotes. No somos suficientemente hombres. Y hay que ser machotes. Les puedo hablar de países donde decir “culo” ya está mal visto y los hombres son tan machotes como los españoles.

En España lo incorrecto es ser correcto. Es la España de los valores invertidos, la España que se quema las pestañas viendo toda la miseria que han desparramado algunas televisiones a cuenta del niño caído en un pozo. Horas y horas buscando las lágrimas. La sangre. Las vísceras. Ese periodismo que han disfrutado millones de españoles este fin de semana. Inversión de valores. La España que cuando se abre inesperadamente una puerta dice “Hostia, qué susto, cacho cabrón”. Esa España de miseria.

Cada país labra su lugar en la historia a lo largo de siglos, con sus vicisitudes, con sus héroes y sus traidores. Pero sobre todo con el nivel cultural de sus gentes. En la España de los “dos cojones” creemos que ser liberado, ser machote, ser progre (pongan ustedes la palabra que les apetezca) es decir “¿A que no hay güevos?” cada vez que queremos proponer algo interesante, estemos con quien estemos, donde estemos. Incluso como imagen pública de una televisión. Interesante país el nuestro en el que los fascistas son acosados por los demócratas, en el que decir tacos es cultura y es más culto el que más gordos los diga.

Espero con nervios y ansia la próxima publicidad de Banco Santander, Seat o El Corte Inglés, a ver si pronto incluyen “mierda” o “dos cojones” entre sus expresiones para atraer clientes. Porque a veces España es así. Porque a veces España es “asín”. La España que ha disfrutado con la muerte de Julen es asín.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Pedro de Hoyos

Escribir me permite disfrutar más y mejor de la vida, conocerme mejor y esforzarme en entender el mundo y a sus habitantes... porque ya os digo que de eso me gusta escribir: de la vida y de los que la viven.

Lo más leído