LE CONOCEN COMO 'LUCIFER' DESDE SUS TIEMPOS EN 'EL PERIÓDICO DE CATALUÑA'

El Quilombo / El maligno apodo que le ha caído a Enric Hernández, el ‘comisario político’ que engrasa la propaganda en TVE

La manipulación y entregada descarada al poder político de TVE tiene nombre y apellido: Enric Hernández.

El fichaje de este ‘comisario político’ fue la solución que encontraron en Moncloa para quitarse de encima al ‘clan Fortes’ tras haberse despeñado en las audiencias. «Fue decisión de Iván Redondo, Rosa María Mateo ya no pinta nada», contaban a Periodista Digital en septiembre de 2019.

Sanchez ya tenía pensado despreciar a Podemos e ir a elecciones en noviembre de 2019 para sacar una mayoría más holgada y necesitaba tener la maquinaria propagandística de TVE bien engrasada.

La situación de cara a unas elecciones generales cruciales para el PSOE era preocupante: Rosa María Mateo, administradora provisional única de RTVE, ya no controlaba los informativos y su guerra contra el Consejo de Informativos —el clan de los amigos de Xavier Fortes y Begoña Alegría, era total.

Para eso había que fichar a alguien que hiciera de correa de transmisión entre Moncloa y Torrespaña, en lo posible un ‘killer’ con sangre fría suficiente para hacer cirugía mayor.

Lo hicieron con total alevosía. Como resumió Rosa Díez, «el gobierno del impostor Sánchez está «en funciones» para eludir el pago a las CCAA de aquello que les deben pero está en plenas facultades para reforzar la estructura de supermanipuladores en TVE. No es que no tengan vergüenza, es que son unos sinvergüenzas».

«Enric Hernández viene porque Ivan Redondo harto de lo que pasa en RTVE y con vista a nuevas elecciones decide poner orden. La gota que colmó el vaso fue la cobertura melodramática que hizo RTVE del Opens Arms», afirman fuentes internas de RTVE a Periodista Digital.

«Desde Moncloa dieron toque de atención y último aviso a Fran Llorente (director de Proyectos y Estrategia de RTVE) y a Josep Vilar (periodista de los Servicios Informativos de TVE muy cercano al PSC) para reconducir situación. Como Pep Vilar fue quien gestionó en su momento el fichaje de Enric como director de TVE, es el encargado de proponerle que vuelva, pero esta vez Enric pone como condición llevar nueva direccion desde BCN y controlar deportes a través de Mediapro. Vilar es su escudero», dicen estas mismas fuentes.

No extraña que Moncloa haya fichado en alguien proveniente del grupo Zeta, una cantera de periodistas afines al sanchismo.

Hay que recordar que Interviú fue la revista que le entregó a Pablo Iglesias la tarjeta de Dina Bousselham. Según Villarejo, fue Pozas quien le dio una copia de la información extraída de la tarjeta de un teléfono móvil sustraído a la jefa de gabinete de Pablo Iglesias en su etapa como eurodiputado.

Alberto Pozas acabó de director general de Información Nacional de Moncloa. Fue la mano derecha de Miguel Ángel Oliver, secretario de Estado de Comunicación, y su cargo lo convertía en el número dos de la comunicación del Gobierno pero el caso Dina hundió su ascenso político y tuvo que dimitir en abril de 2029.

PERFIL POLÍTICO

El perfil político Enric Hernández (Terrassa, Barcelona, 50 años) era el idóneo. Afín al PSC, como director en El Periódico de Catalunya sus incendiarias portadas contra la derecha —’Alerta ultra’ tituló cuando VOX llenó Vistalegre— causaban sensación.

Enric Hernández había llegado a El Periódico desde el Avui para incorporarse a la sección de política española, y al poco tiempo volvió a Madrid, donde había sido delegado del Avui, para hacer la misma función para El Periódico.

Ana Cañil, que desempeñaba esa función, se pidió una excedencia. Eran los últimos tiempos de Antonio Franco como director y se comentaba en las redacciones catalanas que el ‘popular’ Josep Piqué apadrinaba a Hernández

Al mes de la llegada del nuevo director, Rafael Nadal, Hernández consiguió convencerle de que ser delegado en Madrid exigía la categoría de subdirector, y no la de redactor-jefe, que era la que él tenía.

«En realidad, todo el mundo sabía que perseguía esa categoría para imponerse a los jefes de área de la redacción central de Barcelona, que eran por lo general redactores-jefes. Su ascenso no aminoró, sino que aumentó el enfrentamiento con las áreas que pretendía dirigir: política y economía; el resto no le interesaban», cuentan testigos de aquellos días en el periódico del grupo Zeta.

«Consiguió convencer a Nadal de que en dos años podría regresar a la redacción de Barcelona y, a la vez, se ganó la confianza del editor hasta convertirse en un hombre muy cercano a él, orillando a Miguel Ángel Liso, su mano derecha en las redacciones, que se apartó para dejar camino libre a Hernàndez sin enfrentamientos. Y convenció al editor para que, vía consejero delegado –José Sanclemente— le nombrara director adjunto, algo que Nadal no deseaba».

Cuando Nadal se encontró con que no podía frenar más la vuelta de Hernàndez a Barcelona y tampoco su ascenso no tuvo más remedio que echar un pulso al propietario y enviar a Hernández a trabajar a su casa barcelonesa.

Estuvo en esa situación tensa y anómala casi un año, hasta que logró que El País le fichara como director adjunto para Barcelona en 2009, lo que constituyó una singularidad en PRISA, que siempre había jugado a la promoción interna. Rgereso para hacerse con la dirección de El Periódico en febrero de 2010. Nadal se fue como columnista a La Vanguardia, el máximo rival de El Periódico, propiedad de Javier Godó, conde de Godó.

Según fuentes del sector, el trasfondo de la sustitución de Rafael Nadal por Enric Hernández fue, probablemente, económico, ya que el primero no estaba de acuerdo en la magnitud de los recortes de costes que los gestores de Zeta querían realizar en el diario.

En la redacción de El Periódico de Catalunya su fama de ‘killer’ le hizo ganarse el apodo cariñoso de ‘Lucifer’.

Con excelentes relaciones con otro ‘ángel maligno’ del periodismo, Antonio García Ferreras, Hernández se enfrentó a la Generalitat y —por consiguiente a todo el separatismo catalán— cuándo desveló que el aviso de alerta terrorista que recibieron los Mossos antes del atentado de Las Ramblas había sido ignorado por la policía autonómica. Un ‘scoop’ que olía a servicios secretos del Estado.

A partir de ahí ‘Lucifer’ fue la personificación del demonio para el independentismo más feroz.

Se marchó de Zeta con un seguro de vida en TVE. La noticia de su sustitución por Anna Cristeto fue portada con el malicioso titular de ‘Cosas de la vida’.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído