El “filósofo y aficionado del Espanyol”, escandalizado con la Liga de Fútbol

Josep Ramoneda, azote de la ‘fascista’ Belén Esteban, clama sobre «la herencia franquista» del fútbol español

Sopena se escandalizaba con la Junta Electoral y 'El País' aseguraba que los candidatos suspiraron

Josep Ramoneda, azote de la ‘fascista’ Belén Esteban, clama sobre "la herencia franquista" del fútbol español
Josep Ramoneda.

Josep Ramoneda, azote de la fascista Belén Esteban, destapaba la herencia franquista del fútbol español

Entre los impuestos desayunos con pan tumaca y butifarra del tripartito catalán, el museo del chacolí que le ha sacado el PNV al PSOE y los 15 puntos de diferencia que otorgaba la revista donde muñe Alfonso Guerra al PP se quedaba uno un poco sorprendido.

¿Alguna más a la vista? Pues sí, bastantes más. De primeras, lo de CRTVE. Ayer les contaba en LA GACETA María Quijano los movimientos en el área de Informativos para situar a una ‘miembra’ del ‘comando Rubalcaba’ en sustitución de Fran Llorente, desamparado tras la expulsión de su protectora María Teresa Fernández de la Vega.

Pues bien, para que no decaiga la fiesta, La Gaceta se eco de la exclusiva de Periodista Digital sobre el borrador de la Auditoría RTVE de 2009 y, para muestra un botón, algunas cifras son de escándalo.

La Corporación que preside Oliart se fundió 645.000 euros por el segundo pase de ‘Volver’, película de Pedro Almodóvar, y 588.912,77 por el de ‘Mar Adentro’, de Alejandro Amenábar. “RTVE pagó 5.863 euros por un minuto de emisión de ‘Volver’, que se suman a lo pagado en 2008 por su primera emisión: 1.075.000 euros”, –Almodóvar y Amenábar se cobran sus apoyos a ZP facturando millones a RTVE– Casi nada, oigan. Y mientras nos niega el pan y la sal en los resúmenes de prensa. Oliart, Oliart, que ya no estás en la Renfe de otros tiempos…Este hombre tiene más peligro que los ‘leggins’ de Paris Hilton. —El poder del Tío La Vara: un minuto de José Mota cuesta 12.857 euros–

SIN DEBATE

La decisión de la Junta Electoral de no autorizar el debate entre José Montilla y Artur Mas tenía que tener sus repercusiones. El director del singular digital, Enric Sopena se agarraba uno de sus enfados y esparcía la especie de un presunto ‘pucherazo’: “¿Quiénes se creen que son ustedes, integrantes de las Juntas Electorales, para prohibir ayer por la noche el debate televisivo entre José Montilla y Artur Mas?”, –¡Qué vergüenza, qué ominosa decisión!-. “El pucherazo es en la actualidad menos grosero y más alambicado que en la Restauración canovista”, clamaba.

Quizá hubiera debido de esperar un poco y leer a Alberto Sáez, director adjunto de ‘El Periódico’, sobre la normativa electoral: “Y conste que muchas de las absurdas medidas que continúan vigentes las impuso la izquierda antifranquista por miedo a que los poderes fácticos decantaran el voto hacia la derecha”. Según Sáez, “se temía que Suárez usara RTVE contra la oposición”. Miren por dónde, hoy día preside uno de sus ex ministros, –Transición 3.0-.

Al final, la decisión de la Junta Electoral hizo respirar a los dos implicados en el debate. Al menos así lo valoraba la crónica de ‘El País’: “El sentimiento de alivio fue anoche generalizado tanto en el PSC como en CiU. Fuentes próximas al presidente de la Generalitat no veían nada claro la celebración de un debate cara a cara con tan poca antelación”, –La Junta Electoral impide el intento de CiU y PSC de polarizar la campaña-.

FILÓSOFO ‘PERIQUITO’

Bien. Ahora adentremos en el recorrido por las diversas obsesiones de los representantes de la izquierda mediática. Por no salir de las páginas de ‘El País’, Josep Ramoneda, azote de la ‘fascista’ Belén Esteban, se lanzaba a unas disquisiciones sobre el fútbol y la política.

Lo obvio: “Venimos de un año en que la relación entre fútbol y política ha alcanzado cotas inauditas”, –Futbolización de la política-. Lo extravagante: “La Liga de las Estrellas, que en el fondo es una de las herencias que nos quedan del franquismo”. Lo curioso: Ramoneda, “filósofo y aficionado del Espanyol”. Casi nada…

RAJOY, ZAPATERO Y LA MOCIÓN

Otro compadre del diario de Prisa, Javier Pradera, se ulceraba por el hecho de que Mariano Rajoy no haya presentado una moción de censura contra José Luis Rodríguez Zapatero: “Ha preferido seguir el cazurro ejemplo de José María Aznar, que se refugió en el burladero para no correr el más mínimo riesgo a la espera de una segunda victoria en las urnas”, –Los buhoneros de la ruina-.

Claro que Zetapé no ha seguido el ejemplo de Felipe convocando elecciones anticipadas. Lo de la dimisión ni lo esperábamos. También en la SER acudía al rescate, tuturutututú, Rodolfo Irago, jefe de Informativos de la radiode Prisa, que sentenciaba: “¡Cómo si cambiar al Gobierno solucionara los graves problemas que tiene la economía española!” A lo mejor ayudaba, oiga.

TAXISTAS EN LA PICOTA

Por ‘Público’ resaltaban el premio a su lucha por la igualdad que les concedió la ministra Leire Pajín bajo la atenta mirada de la secretaria de Estado Bibiana Aído, que justo ese mismo día, qué curioso, firmaba artículo en ese periódico.

A los colegas del diario de Jaume Roures habrá que darles la enhorabuena, porque al menos son consecuentes: no se indignan con las mafias de las prostitución en las noticias y no publican luego anuncios sospechosos en sus clasificados, como hacen otros.

Mientras, a Manuel Saco le salía otra obsesión: la de los taxistas y sus opiniones. Como algunos son capaces de politizarlo todo, pueden llegar a conclusiones como que “heredan, quizá, esta habilidad de cuando eran confidentes de la policía franquista”, –El patriotismo incendiario de la tierra quemada-. Seguro que quedan muchos de aquella época, sí…

CUIDADITO, REY

Por su parte, Juan Carlos Escudier estaba ayer a puntito de proclamar la Tercera República: “Tanto el Monarca como el sucesor deberían ser conscientes de que somos los contribuyentes quienes abonamos su fiesta a escote y que si aceptamos la pervivencia de una institución medieval no es porque reconozcamos sus derechos históricos, sino porque nos da la real gana. Y que podemos cambiar de opinión”, –Al rey ya no se le debe nada-. Y en La Zarzuela sintieron un escalofrío recorriendo la espalda.

Originalmente publicado en La Gaceta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído