España cuenta con la inflación más alta de la región, superando a sus vecinos de Portugal, Francia e Italia

Somanta de palos a ‘El País’ por presumir de “la tregua” de la inflación ‘gracias’ a Sánchez

El diario de izquierdas pone énfasis en que el IPC se reduce ligeramente en agosto “por la caída de los combustibles”

Pedro Sánchez y 'El País'

Sólo ‘El País’ podía defender que la inflación esté en el 10,4%.

El diario de izquierdas está recibiendo una somanta de palos en las redes sociales después de que presumiera de la “tregua” del Índice de Precios al Consumidor (IPC) durante el mes de agosto y se lo atribuyera a las políticas del Gobierno de Pedro Sánchez.

“La inflación da una tregua en agosto y cae al 10,4%. La caída de los combustibles ayuda a contener los precios, y el alza de la electricidad es ahora el principal problema”, indicó ‘El País’ en su cuenta de Twitter.

Un mensaje que generó una gran indignación entre los usuarios de la red social, quienes le criticaron su falta de objetividad, ya que la inflación de España es la más alta de toda la región, superando a sus vecinos de Portugal, Francia e Italia.

“Qué cojonazos, Lo País, QUÉ COJONAZOS”, protestaban desde Twitter. Al mismo tiempo que le recordaban al diario de izquierdas que “IPC al 10.4% es una tregua. Cuando estaba al 1.5% teníamos a Antonio pidiendo la dimisión de Rajoy. Lo País”.

 

En este sentido, le acusan de estar de rodillas al servicio de los intereses del ‘Sanchismo’ y no de la verdad.

 

Inflación disparada

Los españoles siguen perdiendo poder adquisitivo a pasos acelerados.

El dato adelantado del Índice de Precios al Consumo (IPC) demuestra que la tasa anual provisional de agosto llegó al 10,4%, cuatro décimas por debajo del récord de julio, en el que es su primer descenso desde abril.

El pequeño descanso en la senda alcista de la inflación está siendo vendido por sectores del PSOE-Podemos como un ‘éxito’, cuando la realidad es otra: es el índice más alto de la región, superando a Portugal, Francia e Italia, que no llegan a un IPC de dos dígitos.

Un claro ejemplo del fracaso que supone para el Gobierno de Pedro Sánchez es que la tregua no se refleja, sin embargo, en la inflación subyacente, la que excluye productos energéticos y alimentos no elaborados, que sube hasta el 6,4%, tres décimas más que el mes previo y la más alta desde enero de 1993.

A la espera de que se confirme el dato a mediados de septiembre, ha sido la caída de los precios de los carburantes la que ha contribuido especialmente a bajada del índice general en agosto y en menor medida el descenso de los combustibles líquidos, ambos mayores que los registrados el año anterior.

No así la electricidad, la alimentación, la restauración y los paquetes turísticos, que han empujado al alza los precios en el octavo mes del año.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído