HOSTELEROS ‘QUEMADOS’

Luis Barcala, alcalde de Alicante (PP), se alía con Pedro Sánchez e impone un ‘toque de queda’ a sus vecinos

El primer edil no aplica la libertad de horarios en la hostelería y la cierra a las 23h

Luis Barcala, alcalde de Alicante (PP), se alía con Pedro Sánchez e impone un ‘toque de queda’ a sus vecinos
El alcalde de Alicante, Luis Barcala, del PP.

Alicante, como el resto de departamentos sanitarios de la Comunidad Valenciana que quedaron excluidos del ansiado pase a la ‘fase 1’ el pasado 11 de mayo, abraza finalmente este lunes 18 esa nueva etapa del confinamiento por la crisis sanitaria de la Covid-19.

Los hosteleros de la capital de la provincia, una de las más importantes en las que el PP de Pablo Casado conserva el poder, acogieron con mucha alegría ese nuevo paso de la ‘desescalada’ y se apresuraron a acondicionar los locales (tras más de dos meses de cerrojazo) y sobre todo a ‘rescatar’ a su personal de los ERTEs y a adaptarse a las nuevas condiciones higiénicas y sanitarias.

Con los deberes perfectamente hechos, los hosteleros han pasado de la alegría a la frustración tras recibir un inesperado palo: el alcalde de Alicante, Luis Barcala (PP), quiere ser más papista que el Papa y emulando los aires autoritarios de Pedro Sánchez ha impuesto a sus vecinos un toque de queda, prohibiendo a los hosteleros abrir sus terrazas más allá de las 23 horas.

Barcala hace así oídos sordos al propio ministro de Sanidad, Salvador Illa, que en rueda de prensa aclaraba que «no hay limitación horaria para las actividades que se permiten en la fase 1».

La decisión del alcalde de Alicante ha indignado al sector de la hostelería que ve un “sinsentido” esta imposición horaria que puede arruinar la ansiada reapertura. Critican con dureza que se obligue a echar a sus clientes poco más tarde de las 22:30 y con ello consideran “casi inviable” la apertura los fines de semana.

“¿Qué restaurante cierra a las 11 de la noche un viernes o un sábado?”, se preguntan los indignados hosteleros alicantinos, un sector muy castigado por la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Pero es que además se produce un agravio comparativo. En plena fase 1 el Gobierno permite la movilidad entre municipios y destacan a PD la obviedad de que si en Alicante el cliente ve cómo le cierran un restaurante a las 23 horas se irán a otras localidades limítrofes en las que no existen restricciones horarias más allá que las propias de las determinadas licencias de actividad.

En otros municipios de la provincia de Alicante que el pasado 11 de mayo se pasó ya a la fase 1, como Torrevieja gobernado por el PP, no se ha establecido ese particular ‘toque de queda’ y terrazas de esa costera y turística localidad permanecen actualmente abiertas hasta la 1:30 de la madrugada. Lo mismo ocurre en la práctica totalidad de las poblaciones españolas en Fase 1.

Pero regresando a Alicante, aunque no hay una norma municipal escrita u ordenanza a este respecto, fuentes municipales han confirmado a Periodista Digital que el primer edil popular ha transmitido esta orden a su Policía Local “para mantener el orden”.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído